Seguramente el año haya comenzado de la forma más prometedora para muchos de los que estáis leyendo este artículo. Las estrategias para, al menos, el principio del año están definidas y ya se tiene claro lo que se va a hacer durante el comienzo del año. Puede que muchas de esas estrategias os lleven, o mantengan, en lo más alto. Puede que salgan a pedir de boca o puede que haya algún problema inesperado. En el mundo del marketing digital todos son escenarios realistas ya que la industria evoluciona a pasos agigantados.

En este artículo queremos darte 5 consejos que te ayuden a sacar lo mejor de cada estrategia para evitar cualquier tipo de inconveniente y obstáculo que te impida llegar a cumplir tus objetivos.

5 técnicas para sacar lo mejor de tus estrategias

Trabajar duro está bien, pero trabajar de forma eficiente debería ser el objetivo principal, para ello, estás tácticas pueden ayudar a ello:

Planear con cabeza

Parece una obviedad, ¿verdad? Pues no todas las veces se planea lo bien que se debe aunque en la cabeza todo tenga sentido. ¿Por qué? Puede que la forma normal de planear de una empresa haya funcionado durante un periodo de tiempo, pero todo cambia. Las tecnologías cambian, la forma de trabajar también y, por supuesto, el mundo. Que una táctica de marketing digital funcionase en 2007 no quiere decir que este año vaya a funcionar también, eso es algo que muchos managers de la vieja escuela no quieren aceptar, pero es una realidad.

Para planear de la mejor manera posible, lo ideal es crear un mapa conceptual con los objetivos y las tareas que se van a llevar a cabo para cumplir dichos objetivos. Pero antes de llegar a ese punto, hay unos aspectos que se deben de tener en cuenta:

Establecer objetivos realistas – Lo normal es planificar en base a unos objetivos alcanzables, aunque no siempre es así. Si tenemos una tienda online posiblemente no podamos competir con Amazon, por lo que intentar superarles en ventas es misión imposible. Dependiendo de la envergadura de la empresa, los empleados y el presupuesto, planificar unos objetivos realistas es lo más conveniente. Para ello hay que involucrar en la planificación a las personas que se van a encargar de las tareas para decidir qué es realista y qué no. La colaboración será fundamental.

Leer métricas de otros años – No hay mejor forma de planear que leyendo los datos y las analíticas de trimestres o el año anterior. Por supuesto, el objetivo siempre será el crecimiento en distintos aspectos del negocio, pero muchas veces se establecen resultados en base a lo que se busca y no en base a las métricas de otros años. Por ejemplo, no tiene sentido planear un incremento del 10% en conversiones durante los meses de julio, agosto y diciembre, si sabemos que son los meses de vacaciones que menos convierten del año.

Planea con otros equipos si lo necesitas – Una cosa que se olvida fácilmente es que trabajar con otros equipos puede llevar más tiempo de lo esperado por el simple hecho de que ya que dichos equipos cuentan con sus tareas y con su backlog. Si necesitamos creatividades para lanzar nuevas landing pages, por ejemplo, hay que sincronizar con el equipo de diseño para ver cuándo podrán tenerlas hechas en vez de planear por separado.

Aprovechamiento del tiempo – Las reuniones en su justa medida son importantes, pero reuniones para saber cómo se va, cosas que se pueden solucionar por mensaje instantáneo o email o reuniones recurrentes para temas intrascendentes son una pérdida de tiempo que lo único que hace es aumentar el estrés del trabajador. Hay que cancelar las reuniones no imprescindibles y preparar bien las que se van a llevar a cabo mandando los temas a tratar para que todos hagan los deberes y sean más efectivas. Otras formas de aprovechar el tiempo es centrarse en solo una, o dos, tareas al mismo tiempo. Si se quieren abarcar todas de golpe no se van a llevar todas el tiempo y dedicación que merecen. Hay que priorizar y realizar las tareas una a una para optimizar el flujo de trabajo.

La presencia online es imprescindible

Este es un medio de marketing digital, si estás aquí es porque posiblemente trabajes en el mundo digital y tengas esto bien interiorizado, pero nunca está de más recordarlo. Ya te hemos explicado alguna vez cuál es la importancia del SEO durante los últimos años. Todo negocio tiene que estar online y no solo es imprescindible tener una página web, porque una página web sin posicionamiento es una casa construida a medias.

Uno de los objetivos del año debería de ser aumentar la presencia online y, para ello, hay que planificar estrategias para tal fin ya sean estrategias de contenidos, de internal linking en la web, de optimización, etc… Herramientas como Ahrefs o SEMRush pueden ayudar mucho en este apartado.

Si no se tiene tiempo para SEO, aunque se antoja imprescindible para este 2023, otra cosa que se puede hacer es invertir en campañas de Google Ads. Será algo más inmediato, pero también más caro y con una visión de corto plazo.

No tengas miedo a lo nuevo

Si hay algo que ha quedado claro durante los últimos cinco años es que cualquier novedad siempre ha ayudado a muchos pequeños negocios a llegar a lo más alto. ¿Qué queremos decir con esto? Siempre hubo una primera persona que se arriesgó a hacer campañas de mailing, que utilizó las redes sociales para promocionar productos de su empresa o una persona que pensó en un primer momento en posicionar su negocio en los buscadores. Ahora es algo que es lo más normal del mundo pero siempre hay que seguir de cerca las tendencias para intentar ser de los primeros en algo y así poder ayudar al negocio.

Ahora está el pleno auge de la Inteligencia Artificial y muchos son los negocios que la están utilizando a la hora de elaborar nuevos textos y crear nuevas imágenes. Intenta no quedarte atrás con este tipo de innovaciones pero siempre con cabeza. Con cabeza, en este sentido, queremos decir que a pesar de que hay muchos negocios y agencias que comparten abiertamente que están utilizando la AI para crear todo su contenido, hay que saber que se puede correr el riesgo de que este tipo de contenido se pueda penalizar en el futuro como así vienen diciendo desde hace tiempo distintos comunicados de actualizaciones de buscadores.

Es el típico “úsalo bajo tu propio riesgo” porque es cierto que va a ahorrar mucho tiempo a los creadores de contenido, pero quizá es pan para hoy y hambre para mañana. Es algo que todavía no sabemos a ciencia cierta pero que, ¿por qué no? Puede ayudar mucho en el medio plazo.

De la misma manera que el contenido audiovisual cada vez es más importante en los buscadores, no tengas miedo de hacerlo aunque no sepas. Lo nuevo puede resultar difícil, pero el aprendizaje tiene que ser contínuo y hay que adaptarse a lo nuevo antes de que sea tarde.

Hacer retrospectivas

Hay que aprender en base al conocimiento de saber lo que se ha hecho bien y, sobre todo, de lo que se ha hecho mal. Hay que aprender de los errores y, para ello, llevar a cabo una retrospectiva es algo interesante. Una sesión retrospectiva permite que todo el equipo se reúna en torno a una iniciativa para poner sobre la mesa los aspectos que se hicieron bien, los que no fueron tan bien y los que no funcionaron para nada, con el único objetivo de aprender.

Todo comentario en este tipo de sesiones tiene que ser válido y no hay que temer a lo que se pueda decir porque lo que se busca es que todo el equipo pueda trabajar en la próxima iniciativa relacionada con un mejor conocimiento del proceso, y así, poder aumentar la eficiencia.

Muchas veces se comete el error de seguir como se está y siempre hay que dejar paso a una retrospectiva porque, aunque vaya bien, casi siempre hay aspectos que se puedan mejorar no solo de cara a la iniciativa sino de cara al bienestar de las personas involucradas en la misma.

Organización personal

El nuevo panorama laboral ha cambiado hasta límites insospechados la forma de trabajar. Trabajar desde casa hace 10 años era algo casi que sonaba a ciencia ficción y ahora es algo normal. El trabajo híbrido también se ha implantado en muchas empresas y cada vez son menos las que demandan la completa asistencia de sus empleados los cinco días laborables de la semana.

Cada empleado/empleada debería de saber organizarse muy bien en base al distinto formato de trabajo. Por ejemplo, si se trabaja en formato híbrido y, digamos, que hay que trabajar 3 días desde casa y 2 desde la oficina, sería interesante trabajar lo máximo posible en casa para las tareas que requieran de más concentración y esfuerzo y dejar para la oficina las reuniones y otro tipo de tareas que requieren menos concentración. ¿Por qué? Porque desde el punto de vista psicológico se ha demostrado que la concentración en casa es mucho mayor que en la oficina ya que hay menos distracciones.

Cada manager debería de dar total libertad a los trabajadores para que desempeñen sus tareas en el período de tiempo estipulado para el cumplimiento de los objetivos. Claro que hay que mantener un seguimiento, pero si los trabajadores están contratados es porque se confía en ellos y deberían tener esa libertad para desempeñar sus funciones de la mejor forma posible.

Con estos consejos la planificación debería estar a la altura de los objetivos planteados y se podría aprovechar mejor el tiempo y los recursos. ¡Toda la suerte del mundo en tus nuevos objetivos!