A pesar de que, tal y como ha expuesto Cristóbal Terrer Mota en sus dos post sobre este tema (Expediente Pablo Iglesias y Redes Sociales y Democracia), la relación entre Podemos y las Redes Sociales ha sido al menos inicialmente casi simbiótica y un verdadero ejemplo de éxito 2.0 (por el que sólo se puede felicitar a los responsables de la estrategia digital del partido), lo cierto es que últimamente se han producido algunas noticias que alertan de un cierto frenazo en el crecimiento de esta formación política, tanto a nivel social como en relación a su influencia en Social Media.

Pero aquí nos vamos a ceñir a los aspectos relacionados con las Redes Sociales, así que centrémonos en ello, en la presencia de Podemos en las Redes Sociales.

Deceleración

Es cierto que Podemos tiene más seguidores que el resto de formaciones políticas tanto en Twitter como en Facebook, y que ha generado nuevos espacios de participación política ciudadana a nivel digital y de Social Media (La Plaza Podemos, en Reddit, por ejemplo), pero también es evidente que ha llegado a un cierto punto de estancamiento o, más exactamente, deceleración en su crecimiento que o bien es sociológico o bien relacionado con la actividad que a día de hoy está desarrollando en las Redes (o quizás una mezcla de ambos factores).

Y aunque tal vez la mayor ralentización en el aumento del número de seguidores se haya visto en Facebook (Poco más de 6000 seguidores nuevos desde el 13 de febrero -fecha en la que Cristóbal Terrer Mota publica Expediente Pablo Iglesias), personalmente me ha llamado más la atención la estrategia que Podemos está siguiendo en Twitter.

Así que, al igual que los responsables de gestionar la presencia de Podemos en las Redes Sociales seguro que estarán haciendo, quiero analizar la actividad que desarrolla a través de su perfil central @ahorapodemos:

1. De nuevo, el Monólogo:

Si analizamos con calma los tuits que la formación lanza desde su perfil vemos que predominan básicamente 4 tipos: Mensajes de programa, retransmisión en directo de intervenciones de sus líderes, noticias de la formación (incluído lo relativo a crowdfunding) y noticias generales que apoyan su discurso.

Cierto que Podemos ha sabido dar a esta actividad un toque fresco y con tintes de humor que lo diferencian del resto de formaciones (y que se extiende por los perfiles personales de sus líderes, siempre mucho más cercanos que la media de los políticos), pero en esencia volvemos a encontrarnos con un monólogo unidireccional que no se distingue de lo que esos otros partidos hacen.

No hay una verdadera conversación, no se aprovecha Twitter para estrechar la distancia con el ciudadano ni para hacerlo partícipe del discurso. En este aspecto, paradójicamente, resulta más cercana la página de Facebook, mucho más abierta al debate, y demás.

Lo que se genera es ese horrible monólogo monotemático ininterrumpido y agotador que no aporta nada al follower, más que la reiteración de los mismos mensajes de fondo.

Está bien y es lógico que se utilive Twitter para esos 4 tipos de mensajes, pero no deberían de ser los predominantes, sino sólo una parte, y la menor, de la estrategia. Es más, lo aconsejable sería que cada uno de esos tipos formase parte de otro tipo de tuits más propios de una red como ésta en la que lo que debería ser relevante es el feedback, la respuesta, la conversación.

2. Información:

A mi juicio ésta es una de las claves de Twitter. La mayor parte de los usuarios sigue cuentas que le aportan información a la que es difícil acceder por otros medios o con la mayor inmediatez posible. Encontrar la forma de ligar el perfil político de un partido con la transmisión de información que no sea mera propaganda o apología del propio discurso debería de ser uno de los empeños fundamentales en la elaboración de la estrategia de Social Media. Porque ésa también es una forma de estar al día de lo que el ciudadano piensa acerca de la situación social…

Además, la política trata o abarca todos los aspectos de la sociedad, así que nada más contradictorio con esto (y nada más cercano a los portidos tradicionales) que caer en un tipo de mensaje reiterativo.

3. Plaza Podemos y Twitter:

Una pregunta que surge en cuanto se analiza el perfil de Twitter es: ¿Por qué Plaza Podemos no tiene más presencia en esta red social?

Es cierto que el perfil del usuario de Plaza Podemos es muy distinto al de Twitter. Plaza Podemos exige un grado de compormiso mucho mayor. Se requiere un perfil más activo y activista. El siguiente escalafón por debajo sería Facebook (Uno se posiciona al hacer Like en la página). @ahorapodemos puede serguirse en cambio a través de una lista, sin necesidad de hacer Follow. Eso ni compromete ni posiciona.

Y precisamente por eso, porque hay que convencer al indeciso (¿O no?), Twitter podría ser un buen lugar para dar mayor visibilidad a los debates de Plaza Podemos, hacer más visible la actividad participativa y de debate de la formación…

De esta forma calaría mucho más ese mensaje de regeneración y nuevas formas de hacer política: que los hechos hablen por sí mismos sin necesidad de tener que utilizar eslógans que suenan a marketing.

4. Pefil Tecnológico:

Que en Twitter abundan los perfiles tecnológicos (y otros perfiles profesionales) no es ningún descubrimiento. Y, en cambio, no vemos un esfuerzo de establecer un contacto directo con este perfil tan activo y fan de una red social como ésta.

No aparece en primer lugar un discurso claro, contundente e inmediato al respecto de determinados asuntos de actualidad relacionados con Internet, las Redes Sociales, Periodismo Digital, tecnología y otros.

Y en segundo lugar no hay una invitación al debate de estos asuntos, bien directamente o por medio de líderes destacados del sector, perfiles relevantes con los que se podrían crear debates abiertos en las redes, saliéndose de Plaza Podemos y su necesidad de cierto compromiso… Otra forma de pulsar la opinión ciudadana, dar a conocer determinadas problemáticas de relevancia actual y hacia el futuro y de acercar Podemos al ciudadano.

5. Colectivos activistas:

Y lo mismo podríamos decir respecto a todos esos colectivos activistas que utilizan Twitter para hacer llegar sus reivindicaciones a los ciudadanos. De la Talidomida a las Tasas Judiciales, cientos de pequeños movimientos de clickactivismo a los que Podemos, por medio de su cuenta de Twitter, podría prestar atención y con los que podría dialogar abiertamente, de forma transparente y de tú a tú.

¿Quieres estar al día de las últimas Noticias Marketing Digital?. ¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

 Derechos de la imagen: Podemos Puerto

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí