Redes Sociales y Democracia
Valora este artículo

Democracia a través de las Redes Sociales

En el nuevo escenario político y social que estamos viviendo, se produce un fenómeno llamativo, llamado a llevar la revolución a las calles a través de las redes sociales. Entiéndase revolución no como un acto de romper las normas establecidas sino más bien como una evolución de la sociedad y los tiempos de post-modernidad en que estamos inmersos. Es la era de las redes sociales y Democracia.

El foro romano y la plaza griega en la que se debatía durante horas sobre política se está trasladando a la inmediatez de las redes sociales a las que todos estamos enganchados ¿Tú no?

A eso hay que añadir, la especial coyuntura política que atraviesa nuestro país y por ende una cada vez mayor preocupación pos los asuntos de estado, la política en estado puro traslada su debate a las calles, y lo hace a través de las redes sociales, posiblemente uno de los medios de comunicación y una de las nuevas formas de expresión más importante, y de nuevo, revolucionarias, de los últimos siglos. Las redes sociales al servicio de la movilización ciudadana.

Y es que las redes sociales, democratizan la libertad de pensamiento y llevan la libertad de expresión a su estado más puro y originario. No es de extrañar que el partido político del recién electo Syriza, más allá de ideales políticos, haya ascendido por los escaños de la democracia griega a través de las redes sociales (algo muy parecido a lo que ha ocurrido en España con Podemos). La democracia vuelve a surgir en la tierra en la que comenzó todo, y vuelve a poner a Grecia en el escaparate mundial de la Historia.

Artículos relacionados:  Housfy quiere reinventar el negocio de las agencias inmobiliarias a través del mundo digital

Puedes leer un artículo anterior sobre las redes sociales de Podemos: Expediente Pablo Iglesias.

movilización ciudadana

Redes sociales y Movilización Ciudadana

El Pueblo, en esta situación de crisis profunda, necesita una válvula de escape a través de la cuál poder gritar al cielo el descontento generalizado que cuelga continuamente del cuello de su camisa.

Encontramos auténticos debates políticos en nuestro muro de facebook, reflexiones sobre la macroeconomía mundial que bien valdrían un premio nobel. En este aspecto, Twitter se erige como la red de redes, un lugar en el que debatir durante horas a golpe de hashtag, un lugar en el que hablar de tú a tú a los políticos, que no han tenido más remedio que abrirse cuentas personales (algunos muy a su pesar), de este modo el ciudadano puede hacer llegar sus opiniones y en el mejor de los casos, obtener un feedback en tiempo real del político de turno, o de su Community Manager.

Aplicaciones para fomentar la Democracia

En España, por ejemplo, se ha creado una red social en la que se pueden establecer debates políticos, en los que los usuarios debaten y votan de forma democrática, de modo que si determinadas propuestas llegan a alcanzar mayoría (o quorum) se envía la propuesta al Parlamento o a determinados grupos políticos. La aplicación se llama Kuorum.org. Puedes visitar la web oficial en este enlace: Aplicación Kuorum.

“Tu voz en las instituciones”, reza el titular de su website. ¿A alguien le sorprendería que en las próximas décadas se pudiera votar a través de este tipo de redes sociales o que las decisiones tomadas a través de ellas fueran vinculantes? Parece un futuro distópico salido de uno de los episodios de la serie británica Black Mirror, pero no debemos ser temerosos de adaptar nuestras instituciones y modelos de movilización ciudadana al poder inevitable de las redes sociales.

Artículos relacionados:  Cursos de marketing digital de calidad y para todos

Como suele ocurrir, la realidad supera siempre la ficción y ya hemos visto aplicaciones prácticas en varios países del mundo. Por ejemplo en Islandia se aprobó una Constitución a través de la colaboración ciudadana mediante una plataforma wiki (los usuarios colaboran añadiendo contenido). Lo mismo ha ocurrido en Nueva Zelanda, en la promulgación de algunas leyes.

En otros países tenemos otras apps parecidas a la mencionada Kuorum, es el caso de Popvox en Estados Unidos (autoabanderados de la democracia mundial) o Politnetz, reflejo de la que es una de las democracias más participativas del panorama político actual: Suiza.

Uno de los fundadores de Kuorum, sueña ya con plasmar el referendum de Catalunya a través de su aplicación, algo que hubiera venido bien para plasmar sobre el papel, las ideas que volaron por los cielos de nuestras ciudades, durante las acampadas del 15-M.

Las redes sociales existen, están ahí y han venido para quedarse, en nuestra mano está el uso que queramos hacer de ellas. La democratización y la libertad de expresión se traslada al ciber-espacio ¿Estás preparado?

Fuente Foto: PixaBay y Pexels

 

5 Comentarios

  1. Hola Cristóbal,

    Nuevamente un gran artículo. Yo soy un total defensor de que “lo digital” nos ayuda a mejorar como personas. De hecho, una de las partes que está mejorando es la relación entre las personas y la comunicación. En este caso, la tecnología a través de las redes sociales, nos ayuda a debatir y dar nuestra opinión para hacer una sociedad mejor.

    Gracias por este artículo!!

  2. Cristóbal, este artículo es inspirador. Esto es lo que se llama empoderamiento ciudadano 2.0. El hecho de que podamos expresarnos, implicarnos en la vida política y social y hacer “denuncias” de situaciones que creamos injustas, es algo que hace unos años parecía imposible. Felicidades por el artículo y por esa redacción tan característica que tienes.

  3. Participé en la plataforma ciudadana Democracia Real Ya antes de aquel memorable 15 de Mayo, y por inercia, en todo cuanto aconteció posteriormente tanto en las redes como en la plaza. Y tras lo vivido, y analizado, no puedo sino afirmar que este análisis se queda muy en la superficie. Reflexiones sobre cuestiones, como si fueran novedosas, que ya en aquel verano de 2011 se llevaron a cabo, como la iniciativa Democracia 4.0, que proponía un sistema de participación ciudadana a través de internet en las cuestiones legislativas. Se estudió a fondo en los aspectos técnicos y legales, y e hizo algún que otro testeo. El resultado desembocó en la creación del Partido X que lleva entre sus propuestas la implementación de este tipo de participación política tecnológica, y que creo que incluso ha ofrecido ya a la formación de Podemos. Internet por supuesto que posibles que sea viable este tipo de tecnología de forma segura y fiable, pero no así la legislación y su lento devenir, freno del desarrollo tecnológico y de muchas de sus potenciales implementaciones. Ahí se encuentra el principal escollo. Realmente, tras lo visto, creo que al ciudadano medio ni siquiera le interesa poder participar en cuestiones políticas. Y estas nuevas formaciones no creo que aspiren más que a capturar toda la cuota mayor posible de poder para legislar a su parecer, como hacen todos al final. No encuentro señales que prevean de forma clara un cambio en este sentido.

    Y respecto a las redes sociales, más de lo mismo. Lo único que ha sucedido es que el debate se ha trasladado del bar a los muros y perfiles de las redes sociales, pero se sigue sin aprovechar la topología distribuida que la estructura de internet ofrece. Se debate en redes sociales centralizadas que recogen toda esa información pero que, sin embargo, no queda a disposición de un acceso libre real y efectivo. No más allá de los muros cerrados de facebook o de los cinta tía por afinidades de Twitter. Si algo perdura aún hoy en día similar a una participación abierta, plural, y democrática (en su sentido más puro) eso es la blogosfera, que sí aprovecha la topología distribuida de la red, superando las limitaciones de las redes centralizadas e incluso también de las descentralizadas.

    PD: por muchas red social que acaparen formaciones como Syriza, Podemos, o esa italiana de Cinco Estrellas, no habrían podido completar su ascenso sin el apoyo mediático de las grandes corporaciones que acaparan las emisiones de televisión y radio (centralizadas y unidireccionales), que son a dos de hoy todavía los grandes generadores de opinión pública y de los falsos debates que después se trasladan a las redes sociales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí