Estoy segura de que en más de una ocasión te has encontrado con alguien que te pregunta directamente la frecuencia con la que tiene que publicar. Pero esto no tiene una simple respuesta generalizada ya que depende de varios factores.

Los objetivos principales en Social Media son crear relaciones y hacer crecer el reconocimiento de tu marca, entre otros. Para conseguir estos, y otros objetivo marcados por tu empresa (o por ti mismo) lo primero que tienes que crear es una estrategia en la que dispondrás la frecuencia de publicaciones en un principio. Para continuar, debes ser consistente, es decir cumplir cuándo vas a postear, el qué y dónde.
Esto va a dar lugar a un desarrollo y mantenimiento de relación con tu audiencia, y con esto me refiero a que hablarás con ellos, no a ellos. Ten en cuenta este punto de gran importancia.
Y para ver si funciona, vas a experimentar y descubrir qué contenidos y horarios funcionan mejor. A raíz de estos experimentos irás cambiando la frecuencia de publicaciones.

Lo mismo que tener una estrategia definida de antemano y ser consistente es muy importante, no tiene menos importancia el hecho de que vayas experimentando, lo cual va a resultar en cambios que vas a realizar en tu estrategia. Puede ser que en tu estrategia inicial indique que tienes que publicar dos veces al día en Facebook y 5 en Twitter, los días laborables en horarios determinados. Sin embargo, te darás cuenta de que el engagement alcanzado no es el que esperabas y que en algunos de esos horarios no tienes el alcance que esperabas y los cambies, que añadas una publicación más en Facebook y que decidas publicar también los sábados.

Comienza experimentando publicando un post fuera de horas de trabajo y en fin de semana. Puede sorprenderte y descubrir que alcanzas un engagement superior a lo esperado, o puede que no. Pero lo importante es que continúes experimentando con los horarios y el tipo de contenidos hasta dar con la fórmula que más te interesa, y que probablemente volverás a cambiar. Por eso en Social Media la clave está en experimentar hasta conseguir averiguar el tipo de publicaciones que más engagement crea entre tu público objetivo, los mejores horarios y días para compartir y en qué redes sociales.

Es cierto que son muchas las grandes empresas que pueden aconsejarte que publiques tres veces al día en Facebook, por poner un ejemplo, pero la verdad es que cada marca tiene su propio público y esto es exclusivo, por lo que debes tratarlo como tal. Por supuesto, comenzar con una estrategia basada en los mejores casos prácticos es ideal, pero tendrás que ir cambiando constantemente e ir adaptando a tu público y marca. Si quieres tener éxito, no deberás cesar nunca de hacer cambios y experimentos.

Sin embargo como punto de partida y en base a mi experiencia, me atrevería a indicar que publiques diariamente en Facebook al menos una publicación y en Twitter al menos 3 veces diarias. Eso sí, información que ya sabes le interesa a tu público objetivo y con la que vas a crear engagement. No publiques cualquier cosa por el mero hecho de publicar. Recuerda que es más importante la calidad del contenido que las veces que publicas.

En resumen, para conseguir unos resultados óptimos debes comprobar cuáles son las necesidades de tu audiencia, vigilar bien tus analíticas y según los resultados (a qué hora se producen más interacciones, qué tipo de contenidos se comparte más, etc) ir adaptando tu estrategia. Un plan de contenidos es fundamental.

¿Y tú? ¿Cuántas veces publicas al día? ¡Gracias por compartir!

 

Imagen de Jason Howie

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí