El Big Data es uno de los términos más usados desde la revolución 2.0 , aunque muy pocos tienen una idea clara de lo que realmente puede significar. Todos sabemos que son la multiplicidad de datos que se generan y recopilan gracias a las nuevas tecnologías, pero conocer su verdadero funcionamiento y como sacarle partido es privilegio de una minoría…, o no.

Big Data es sinónimo de conocimiento e información.

“La información es el nuevo petróleo” o “la información es poder”, son dos afirmaciones que se corresponden con una actualidad, en la que gracias a los dispositivos móviles, los wearables y el desarrollo del Internet de las cosas, los flujos de datos entre dispositivos se han incrementado de manera exponencial y requieren de un análisis mucho más complejo.

Gracias a los numerosos algoritmos usados, los datos generados por el Big Data proporcionan las herramientas necesarias para ofrecer a los clientes una experiencia de consumo acorde y personalizada a sus necesidades. Atrás quedó el marketing de masas para dar paso a estrategias enfocadas al micromarketing o one to one marketing que hacen sentir al consumidor extremamente satisfecho (en ocasiones).

Algunos ejemplos de Big Data aplicados al marketing one to one que se usan comúnmente son:

  • Recomendaciones personalizadas:  Utilizadas en las ecommerce principalmente, son un muy buen mecanismo para el cross-selling y para ofrecer productos realmente acordes con las preferencias de los clientes.  Cada click del consumidor envía “pulsos” de datos directos al corazón Big Data de la tienda online, consiguiendo afinar cada vez más la búsqueda del usuario.
  • Retargeting: las cookies actúan como verdaderas espías a la hora de trazar un recorrido de nuestro comportamiento en Internet. Los anuncios que van resurgiendo, pantalla tras pantalla, llegan incluso a ser molestos, por lo debe ser una técnica usada con mucho cuidado y sentido común. Personalizar el mensaje, dejar reposar al potencial cliente o no incluir en listas a los usuarios de rebote son algunas claves para hacer un buen remarketing.
Artículos relacionados:  ¿Cómo crear un plan de marketing online?

Otro de los ejemplos más comunes del uso del Big Data es la analítica, el buen uso de ésta puede suponer el éxito para tu proyecto. Hace unas horas, un amigo ilustrador publicaba en su estado de Facebook, “Tengo más seguidores en redes que no actualizo que mi propia página de Facebook, WTF?”, a lo que yo le he comentado “¿Qué dice la analítica de tu página? ¿Y la de tus otras redes?”. Con herramientas tan potentes en nuestras manos, somos capaces de determinar donde está el fallo y cómo remediarlo.

El Big Data está al alcance de todos, sólo hay que saber gestionarlo y darle forma para adaptarlo a nuestro proyecto o negocio. Es algo que está presente en nuestro día a día y no sólo es exclusivo de las grandes compañías.

Y tú, ¿que usos le das al Big Data?

Imagen Opensource Gary Hamel en Flickr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí