Big Data o como hincarle el diente a los datos

¿Conoces a alguien que no haya navegado por internet alguna vez?, ¿alguien que no se haya registrado para comprar esa estupenda equipación ciclista a mitad de precio?, pues posiblemente si, pero seguramente su edad es algo avanzada o simplemente tiene vocación de ermitaño.

El gran quebradero de cabeza de los profesionales del marketing al realizar estudios de mercado, siempre ha sido la obtención de unos datos fiables y por supuesto extrapolables. Pues bien, hoy en día, con la evolución de la era digital, redes sociales e internet en general, no sólo existen datos en cantidades desorbitadas, sino que están al alcance de cualquiera, es decir, cualquiera que decida ser valiente.

El Big Data puede ser el resultado de las plegarias de muchos directores de marketing y se entiende como toda aquella información en grandes volúmenes que no se puede tratar ni analizar de forma tradicional. En el caso de las e-commerce, son los datos que pueden recibir del mercado y sus clientes, y que deberán ser analizados para tomar las decisiones en las estrategias de marketing digital.

Analizando los datos aportados por el Big Data, podremos ofrecer un catálogo más personalizado a nuestros clientes o generar la información necesaria para llevar a cabo el remarketing, no obstante, no se trata de una fórmula milagrosa, hay que tener en cuenta una serie de factores para que el Big Data no suponga un peligro para nuestro negocio.

  • En primer lugar, se debe desechar la idea de que el Big Data predice el futuro, los datos pasados no tienen porqué determinar el futuro y más aún en entornos tan cambiantes como el online.
  • Conflicto entre las conclusiones de los datos extraídos y la cultura empresarial, ya que en ocasiones no se tienen en cuenta los pensamientos de los empleados o el know how empresarial. El Big data debe ser un complemento a la toma de decisiones, no una máxima.
  • Por último, tener en cuenta que las decisiones de Big Data no se pueden aplicar a grupos pequeños o de manera individual. Como en toda regla estadística, cuanto más grande sea la muestra, mejor resultado dará. Los resultados de este método deberán enfocarse hacia tendencias o escenarios macro.

Y ahora que ya sabemos qué es el Big data y a qué atenernos, ¿se puede implementar en un negocio sin sufrir un colapso?. La respuesta es si  pero, como en todo proyecto, se debe seguir una hoja de ruta que determine nuestros pasos a seguir y sirva de guía.  Jesse Harriot, director de análisis de Constant Contact Inc. expone los siete pilares fundamentales para domar al Big Data.

  1. Objetivos corporativos: Es de vital importancia identificar el problema y buscar vías para su solución. En general, las empresas buscan rentabilidad.
  2. Veracidad de las bases de datos: Nuestras fuentes de información deberán ser fiables, veraces, dinámicas y continuadas en el tiempo.
  3. Implementación del análisis: Buscaremos las herramientas más adecuadas para analizar los datos, estas dependerán del objetivo fiado y del tipo de análisis que se quiera llevar a cabo. Si lo que se busca es analizar eventos en tiempo real lo ideal es invertir en tecnología CEP.
  4. Penetración del análisis: Como en todo plan de marketing, se deberá conocer con anterioridad el perfil de nuestros clientes actuales, así como, el de los potenciales. Teniendo un objetivo claro y un buen análisis, podremos adelantarnos a los movimientos de nuestros público potencial.
  5. Ejecución: Este procedimiento es constante y se inicia en el minuto cero, es vital analizar y corregir aquellos parámetros que sufran un desvío del objetivo y realizar un seguimiento de los resultados arrojados por el análisis.
  6. Distribución: De nada sirve tener implantado métodos de Big Data en la organización si la información no es distribuida de manera continua y eficiente, generando diálogo entre los distintos departamentos y un flujo de retroalimentación eficaz.
  7. Innovación: Un verdadero avance se produce cuando se realiza un cambio de tendencia en la empresa, es decir, se cambia un o unos procesos gracias a la información obtenida a través del Big Data.

En resumen, la implantación del Big Data, pese a ser un procedimiento engorroso, puede llegar a ser el cambio de paradigma que muchas empresas buscan para su negocio. La orientación al cliente y el ser eficientes unidos por las nuevas tecnologías de la información.

Imagen cortesía de photoexplorer a través de freedigitalphotos.net

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí