Valora este artículo

Si en vuestro plan de marketing online habéis decidido que una de las acciones a realizar es la publicidad en internet (bien sea display o búsqueda), os interesará conocer los modelos de pago con los que os podréis encontrar.

De nada habrá servido todo el trabajo de creación de vuestro plan si a la hora de la verdad no entendéis la forma en la que tendréis que remunerar a los medios.

CPC, CPM, CPA,… ¿Qué significan estas siglas? Leed con atención, porque a continuación os detallo los diferentes modelos de pago de la publicidad online.

CPM

Coste por mil impresiones. El anunciante paga dependiendo del número de impresiones que reciban sus anuncios, independientemente de que el usuario haga clic en él o no. Pagará por cada mil impresiones que reciban los anuncios.

Suele ser el modelo preferido por los soportes, puesto que se aseguran unos ingresos únicamente por mostrar el anuncio, ya que no se espera ninguna respuesta por parte del usuario.

A los anunciantes les interesa este modelo si el objetivo de su campaña es hacer branding, ya que conseguirán un gran impacto y visibilidad.

El CPM que el anunciante acabe pagando dependerá de diferentes factores, como el soporte en el que se publicite o el CPM máximo que establezca el anunciante.

CPC

Coste por clic. A diferencia del modelo anterior, el anunciante paga en función de los clics que recibe su anuncio, independientemente de las impresiones que se muestren del mismo. Suele utilizarse en soportes como Google Adwords o Facebook Ads.

En este tipo de modelo de pago, el anunciante establece un presupuesto diario y un coste máximo por clic. Sus anuncios se publicarán hasta que se alcance ese presupuesto establecido. Es por eso que es el modelo preferido por los anunciantes, ya que al pagar por una acción concreta del usuario se aseguran que este está interesado por su producto o servicio, al contrario que el CPM, modelo en el que se paga independientemente de si el usuario ve, o no, o interactúa, o no, con el anuncio. Y, sobre todo, lo elegirán si lo que buscan es llevar tráfico de calidad a la web.

Artículos relacionados:  Los beneficios de incluir financiación online en tu ecommerce

El CPC que pague el anunciante dependerde digerentes l anunciante dependertemente de si el usuario ve o no el anunciocioste mel mismo. á de diferentes factores como el coste por clic máximo que establezca el anunciante o la oferta de la competencia.

CPL

Coste por Lead. El anunciante paga en función de los leads que consiga con la publicidad, independientemente de las impresiones o clics que reciba el mismo.

Por sus características, suelen utilizarse sobre todo en redes de afiliación.

CPA

Coste por adquisición. El anunciante paga en función de las ventas que consiga por la publicidad. Obviamente, es el modelo que tiene menos riesgo para el anunciante, ya que siempre se asegura un beneficio ligado con esa publicidad.

También se utiliza, al igual que el modelo CPL, en redes de afiliación. La única diferencia es que en este modelo se paga por una venta y no por un lead.

CPD

Coste por día o tiempo. El anunciante paga por salir un periodo concreto en una zona fija del soporte. En este modelo no influyen ni las impresiones, ni los clics ni los leads o ventas recibidos.

Estos son los modelos de pago en marketing online más usuales, aunque también se pueden usar estrategias mixtas con dos o más modelo. Su uso dependerá del objetivo de la campaña. Por ejemplo, si el anunciante busca generar visibilidad de marca, probablemente se decante por un modelo CPM; mientras que si lo que pretende es conseguir tráfico a la web, el modelo que más se ajustará será el de CPC.

Artículos relacionados:  Los beneficios de incluir financiación online en tu ecommerce

Imagen: Pixabay

 

No hay comentarios

Dejar respuesta