Uno de los grandes problemas con los juegos de realidad virtual tiene que ver con el costo. Actualmente es bien sabido que conseguir un entorno cerrado y completamente inmersivo donde el jugador sea capaz de interactuar con los objetos, es demasiado caro. Incluso, un sistema de realidad virtual de este tipo es tan costoso que solamente los departamentos de investigación de universidades y empresas con una sección especialmente dedicada a ello, pueden solventar este tipo de configuraciones.

El futuro de los juegos de realidad virtual

juegos de realidad virtual

Ahora bien, conforme la industria del videojuego sigue evolucionando, las expectativas de los jugadores también lo hacen. Esta claro que la tendencia se esta moviendo hacia los juegos de realidad virtual y gracias a la llegada de productos como el Oculus Rift, los jugadores ahora pueden ver e incluso interactuar con personajes reales. Incluso, en algunos casos, la industria de los videojuegos ha conseguir que las personas puedan jugar y comunicarse con gente real.

Sin embargo, para que esta sea una completa y verdadera experiencia “real”, los jugadores de los juegos de realidad virtual tienen que sentir y por su parte, los juegos de realidad virtual tienen que reaccionar a la forma en la que los jugadores sienten. La buena noticia es que algunos desarrolladores ya se encuentran explorando estas posibilidades. Nevermind por ejemplo, fue uno de los primeros juegos de realidad virtual que fusionaron la realidad con una serie de sensores que eran capaces de detectar los cambios en el estado físico de los jugadores para posteriormente adaptar el juego en función de dichos cambios.

Artículos relacionados:  La experiencia del usuario en la realidad virtual

Si bien es cierto que esta tecnología todavía se encuentra en sus etapas iniciales, hay un enfoque claro para los desarrolladores y en consecuencia no sería una sorpresa que en los próximos años comencemos a ver juegos de realidad virtual en los que estemos más unidos o inmersos en lugar de solamente estar a un lado o al frente. La realidad virtual a la que se puede acceder actualmente consiste en un par de gafas de realidad virtual, un guante de datos de bajo coste y una consola de videojuegos.

Esta sería la experiencia para la mayoría de los usuarios en los juegos de realidad virtual, sin embargo si se quiere un sistema completo con un casco montado, un dispositivo de entrada y una experiencia de gráficos de gama alta, entonces el precio que se debe pagar por ello se incrementa notablemente. Lo cierto es que como la mayoría de las formas de tecnología, el precio comienza a disminuir debido a los componentes más asequibles y a productos cada vez más pequeños y accesibles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí