Es muy probable que hayas decidido entrar a leer este post porque pensaste que era una nueva versión (marketera) de Alicia en el País de las Maravillas. Si es así, siento desilusionarte. Sin embargo, quiero hablarte de algo mucho mejor que una versión trillada de la obra de Lewis Carroll: AIDA en el Marketing de Contenidos.

¿Qué es AIDA?

Se estima que nació en 1898. AIDA es una técnica que empezó a usarse en el marketing offline y que, como muchas otras, vive su segunda juventud en el marketing digital.

AIDA está formada por cuatro componentes: Atención, Interés, Deseo y Acción.

¿Qué función tienen los componentes de AIDA?

Servirán para guiar a los lectores o clientes potenciales a realizar la acción que tú desees mediante la lectura.

Empezarás captando su atención. Les despiertas curiosidad para que continúen leyendo. A partir de ahí, desarrollarás su interés por tu oferta, hasta llevarles a ese punto en el que estén convencidos del beneficio que pueden obtener con ella. Ahí es donde entra a jugar el deseo. El objetivo en ese punto es que quieran adquirir tu producto o servicio. Y por último les llevarás a la acción.

aidaAIDA step by step

A
La atención es el principal obstáculo al que se enfrenta un texto. Por ello debemos trabajar en profundidad el título y el primer párrafo (clave para atraer al lector y mantenerlo).

Antes de empezar a redactar hazte las siguientes preguntas: ¿Quién va a leer este texto? ¿Qué problema tiene el lector en relación a la temática del texto? ¿Qué tipo de solución puedo ofrecerle? ¿Cómo habla el lector sobre este problema?
Con estas respuestas definirás el tono general en el que debes redactar desde un inicio.

Artículos relacionados:  ¿Por qué mi contenido no se vuelve viral?

I
Una vez has captado la atención del lector, debes hacerle entender que comprendes su problema, además de dejarle claro que conocemos la solución. Muestra interés.

Construye tu argumento. Sírvete de todo aquello que puedas. Es el momento de sacar datos, estadísticas, información y testimonios.

D
Es momento de despertar el deseo.
Ya le has dicho al lector qué problema tiene y que tú tienes la solución. Ahora es el momento de despertar su instinto consumidor. Para ello nos serviremos del poder del sentimiento.

Tú sabes lo bien que se sentirá tu cliente potencial tras comprar tu producto o servicio. Y es eso lo que debes transmitirle en este punto.

A
Es hora de pasar a la acción (o, más bien, a la Llamada a la Acción).
Sé directo. Sin rodeos: dile a tu lector qué es lo que debe hacer tras leer el texto. Puede que deba llamarte, enviar un email o rellenar un formulario. Sé preciso: llámale a la acción.

¡Esa es AIDA!
Tal como has visto, no se parece en nada a Alicia, pero puede ayudarte mucho con los textos de tu estrategia de Marketing de Contenidos. No levanta pasiones ni deja a todos con la boca abierta, pero es muy eficaz en su cometido. AIDA es de esas chicas que tal vez no liguen mucho en la discoteca, pero quieres pasar con ella el resto de tu vida…

*Imágenes de Freepik

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí