La proliferación y el aumento del uso de los smartphones ha cambiado los hábitos de consumo en los últimos años. Cada vez son más las personas que utilizan los teléfonos inteligentes para realizar todo tipo de tareas cotidianas de la vida diaria. Una herramienta que permite pedir comida a domicilio, comunicarnos con otras personas o realizar apuestas en sitios como 888Sport.es, entre otras muchas funcionalidades. De hecho, el móvil se ha convertido en la plataforma que más crece en el sector de los videojuegos y hoy en día ocupa el primer puesto en la industria, superando a las consolas y los ordenadores. Unas cifras que no han pasado desapercibidas para fabricantes como Xiaomi, empresa china que ha lanzado al mercado europeo su primer móvil gaming, conocido como Black Shark.

El Xiaomi Black Shark ha aterrizado en el mercado europeo para erigirse como el rey del segmento de los teléfonos diseñados para videojuegos. Los jugadores necesitan dispositivos con componentes avanzados que cuenten con un equilibrio perfecto entre un potente hardware y un software diseñado exclusivamente para que todos los recursos se focalicen en los juegos. De esta forma, la empresa china ha querido dar un golpe en la mesa con un modelo que cumpla estas altas exigencias. Un terminal que cuenta con unas características técnicas atractivas y un precio muy competitivo que puede marcar las diferencias en el amplio catálogo de smartphones para gamers.

Un terminal con sistema de refrigeración líquida

El terminal de Xiaomi cuenta con un diseño llamativo al más estilo de los ordenadores gamers actuales. Su parte trasera fabricada en metal destaca por sus pequeñas líneas de color verde y un logo en la zona central que se ilumina cuando el dispositivo se está cargando o cuando el modo juego está activado. Además, sus zonas de relieve garantizan a los jugadores un mejor agarre cuando cogen el smartphone en modo horizontal. Una experiencia que se puede mejorar con el gamepad con tecnología Bluetooth que incluye la compañía china y que se puede acoplar en el extremo del teléfono móvil.

Artículos relacionados:  TRONO: El reino en guerra, uno de los mejores juegos de navegador de siempre

El dispositivo tiene unas especificaciones técnicas atractivas donde encontramos una pantalla de 5,99 pulgadas, con relación de aspecto 18:9, y una resolución Full HD+ de 2160 x 1080 píxeles. Xiaomi ha realizado una apuesta muy importante en este terminal incluyendo el procesador Qualcomm Snapdragon 845, el más potente diseñado por la compañía estadounidense, y la GPU Adreno 630. Una potencia que se completa con 8 GB de memoria RAM y 128GB de almacenamiento interno. Además, como no podía ser de otra forma, el Black Shark cuenta con una batería de 4.000 mAh que garantiza largas sesiones de entretenimiento con hasta un día entero de autonomía con un uso intensivo.

Una de las características más destacadas del Xiaomi Black Shark es su sistema de refrigeración líquida que cubre todos sus componentes. Este circuito permite controlar la temperatura del dispositivo, especialmente para las largas sesiones de juego, con el objetivo de evitar posibles sobrecalentamientos que impidan un rendimiento óptimo del teléfono. Un terminal que tiene todos los ingredientes para convertirse en un auténtico emblema del mercado de los smartphones diseñados para videojuegos.