Para emprender, querer lanzar al mercado un producto innovador o una idea de negocio, se necesita en la mayoría de los casos una determinada cantidad de dinero.

Hasta no hace muchos años, la forma de financiación más conocida que teníamos los emprendedores para llevar a cabo nuestras ideas era pedir ese dinero a los bancos y cajas de ahorros.

Pero actualmente existen otras formas de financiar nuestros proyectos, como por ejemplo el crowdfunding, tan de moda últimamente y cada vez más habitual como forma de financiación para nuestras ideas innovadoras.

¿Y qué es el Crowdfunding?

Crowdfunding, micromecenazgo o financiación colectiva. Forma de financiación para llevar a cabo un proyecto gracias a las donaciones de particulares, empresas, inversores, o cualquier persona interesada en tu idea o proyecto que quiera ayudarte a llevarlo a cabo.

A cambio de las donaciones, se establecen unas recompensas normalmente no monetarias y que van en relación al importe de la donación.

Por ejemplo, una camiseta con el logo del proyecto o merchandising en general (pegatinas, etc), un descuento para la compra del producto, aparición y mención en la web del creador o del proyecto, o en el disco si es un proyecto musical, etc.

Recompensas, las que puedas y quieras imaginar; de hecho, cuanto más creativas y atractivas sean para tus mecenas, más posibilidades de que realicen una donación.

¿Cómo funciona el Crowdfunding?

Las plataformas de crowdfunding son el punto de confluencia entre personas con grandes ideas e inversores con ganas de apostar por proyectos innovadores y con garantías de éxito.

Cuando tienes un proyecto en una plataforma de crowdfunding, se establece un período para conseguir el dinero, que suele ser de uno a tres meses.

En este punto hay dos modalidades: el “todo o nada”, y el “todo cuenta”.

En el primer caso, si no recibes el total de la financiación que has establecido en la plataforma, los cofinanciadores no aportan el dinero, puesto que no has conseguido la financiación deseada; por lo que tu proyecto no se lleva adelante, por lo menos no mediante este tipo de financiación. A destacar que algunas plataformas dejan que vuelvas a promover tu proyecto con una nueva campaña de crowdfunding aunque la primera haya fracasado.

En el segundo caso, el “todo cuenta”, el proyecto se lleva a cabo independientemente del dinero recaudado.

Con independencia de estas dos modalidades, las plataformas de crowdfunding te cobraran una comisión de entre un 5% y un 10% aproximadamente del dinero recaudado; aunque las condiciones varían mucho de una plataforma a otra. Algunas sólo te cobran la comisión si tu proyecto consigue el objetivo marcado, y otras cobran comisión siempre, respecto del dinero recaudado.

Equity Crowdfunding y Crowdlending

Existen también variantes del crowdfunding como el equity crowdfunding y el crowdlending. El primero, consiste en que el mecenas obtiene participaciones en la empresa a cambio de las donaciones. En estos casos las donaciones mínimas suelen ser superiores a las del crowdfunding tradicional.

Y a medio camino entre el crowdfunding y los bancos tradicionales encontramos el crowdlending: financiación para pymes proveniente de inversores particulares. No es un banco el que te presta el dinero, sino inversores particulares que apuestan por tu proyecto.

Pero existe una diferencia fundamental respecto al crowdfunding puro, y es que aquí sí tienes que devolver el dinero prestado, y con intereses; aunque en la mayoría de los casos, menores de los que ofertan los bancos y cajas de ahorros tradicionales.

Algunas plataformas de crowdlending que están funcionando actualmente son Zencap o Arboribus. En este tipo de plataformas de crowdlending es más habitual ver proyectos que son negocios locales o físicos.

Nuevo marco jurídico del Crowdfunding

Este pasado mes de Marzo de 2015 se aprobó definitivamente la nueva Ley de Fomento de Financiación Empresarial (LFFE) que tiene por objeto la regulación de la financiación colectiva a través de las plataformas de internet.

Se crea una regulación para el equity crowdfunding y el crowdlending, mientras que el crowdfunding de donaciones sigue prácticamente igual.

Respecto al equity crowdfunding, se establecen topes de recaudación de hasta 5 millones de euros para proyectos de profesionales acreditados, y de hasta 2 millones de euros si son profesionales no acreditados o particulares.

El inversor acreditado (el institucional, y las empresas y personas físicas o jurídicas que cumplan determinados requisitos y que soliciten ese tratamiento), no tiene límites en el número de proyectos a invertir; mientras que para el inversor no acreditado, se establecen máximos de hasta 3.000€ por proyecto y 10.000€ anuales en total entre todas las plataformas.

Por lo que se refiere a las plataformas de crowdlending, tendrán la consideración de bancos y quedaran regulados por el Banco de España, como cualquier otro Establecimiento Financiero de Crédito (EFC).

Ventajas de tener tu idea en una plataforma de Crowdfunding

1. No necesitas hablar con bancos ni endeudarte para llevarla a cabo.

2. Podrás validar tu idea, es decir, sabrás si hay gente interesada en tu proyecto y en que éste se haga realidad. Es un termómetro, una primera aproximación de lo que podría pasar cuando lances tu idea al mercado.

Si consigues el total de la financiación, sabes que hay gente interesada en tu proyecto y que tendrás un mínimo de público.

Y si el resultado de tu campaña de crowdfunding no es el deseado, probablemente tengas que darle alguna vuelta más a tu idea o simplemente desistir de ella porque no es atractiva para la gente o no hay mercado.

Aunque aquí, hay que tener en cuenta que el éxito de una campaña de crowdfunding depende no sólo de la idea en sí, sino también del promotor y de cómo presentes tu idea al público. Como en todo lo que se puede vender, aquí también el marketing que puedas hacer de tu proyecto es clave para atraer a posibles mecenas.

Los 3 pilares del éxito de una campaña de crowdfunding serian la idea, el promotor o creador, y cómo vendes tu idea. Hay grandes ideas que fracasan cuando se llevan a cabo, e ideas mediocres convertidas en éxito; la persona que está detrás del proyecto puede decidir en muchos casos el fracaso o el éxito de éste.

3. La publicidad y difusión que la propia plataforma hace de tu proyecto para atraer a personas interesadas en él.

Es básico para el éxito de una plataforma de crowdfunding, que los proyectos que en ella se anuncien, se lleven a cabo en la mayoría de los casos, por lo que al estar la propia plataforma interesada en que consigas la financiación, también se encarga de hacer difusión y atraer a la mayor cantidad de mecenas posible.

Depende de tu proyecto o idea, es mejor una plataforma u otra. Hay algunas que tienen más éxitos en proyectos musicales, otras están especializadas en diseño y creatividad, alguna recoge también negocios físicos tradicionales, y otras proyectos mucho más innovadores o tecnológicos.

Te recomiendo que a parte de informarte sobre qué proyectos trabaja mejor una plataforma u otra, tengas también en cuenta las comisiones y las modalidades de éstas.

Algunas de las plataformas de crowdfunding más importantes a nivel nacional e internacional donde promover tus proyectos y conseguir financiación:

Y tu, ¿has tenido tu proyecto o idea en una plataforma de crowdfunding? ¿Cómo fue tu experiencia?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí