Una  newsletter nos da la posibilidad de contar con una  lista de suscriptores, el activo más valioso para cualquier profesional o negocio on-line. ¿Sabemos protegerlo?

Es también, una newsletter, la mejor estrategia de marketing, porque la información se dirige de modo diferencial a su target y esto incrementa de manera exponencial sus probabilidades de éxito.

No pretendo explicar cómo conseguir una buena lista, el objetivo de este artículo es explicar cómo proteger y consolidar esa lista desde una perspectiva  pocas veces abordada: el marco legal.

Todos los servicios que se gestionen por internet y que sean parte de una actividad económica, y en especial las comunicaciones, están regidos por la LSSI-CE ,Ley 34/2002 – Servicios de la sociedad de la información se aplica al comercio y por Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) en el caso de datos de carácter personal.

Newsletter: El uso legal de la información

El que un suscriptor nos facilite sus datos para que le enviemos una newsletter  no significa que tengamos carta blanca para utilizarlos como nos plazca.

La comunicación por medios electrónicos está sujeta a unas normas que rigen el marco legal y ético y que pretenden evitar la sobreexposición de los usuarios al SPAM y la publicidad engañosa.

Tener una lista de suscriptores  a nuestra newsletter  implica una responsabilidad frente a esa información y respetar las reglas de juego. Esa es la mejor forma de consolidar audiencia y preservar nuestra reputación.

Las reglas de la comunicación legal

  • Registro

Lo primero es notificar  a la Agencia Española de Protección de Datos, www.agpd.es sobre la existencia y gestión de datos de carácter personal, es decir, realizar la inscripción de ficheros. Es una gestión  gratuita  pero de obligado cumplimiento para todo aquel que recoja datos personales, según el artículo 55 del Reglamento de desarrollo de la LOPD

“Los ficheros de datos de carácter personal de titularidad privada serán notificados a la Agencia Española de Protección de Datos por la persona o entidad privada que pretenda crearlos, con carácter previo a su creación”

Esto es un paso imprescindible que todo aquel que envíe newsletter a su  lista de suscriptores debe realizar.

Se accede al formulario de inscripción aquí: Formulario NOTA de titularidad privada.

  • Diferenciar entre contenido y publicidad

Tener el consentimiento para enviar newsletter no equivale a tenerlo para enviar publicidad. Si se va a utilizar la lista de suscriptores para promocionar servicios o productos se debe especificar en el formulario de suscripción y advertirlo en las condiciones legales de la web o blog.

Para enviar contenido publicitario es necesario recabar el consentimiento expreso, de lo contrario esa comunicación vulnera los derechos de los usuarios.

  • Validación

Es importante  que se envíe un correo de confirmación de suscripción a la newsletter donde se valide al usuario y se le informe claramente sobre el uso que se hará de sus datos, la identidad del responsable de los mismos, si se prevén cesiones de datos a terceros  y como desistir de esa suscripción. Esta información genera confianza y establece las bases de una comunicación legal y segura.

  • Transparencia:

En todas las newsletter  que se envíen a los suscriptores, se debe identificar claramente al remitente. Es importante incluir en todas las comunicaciones por defecto, una coletilla legal que recoja todos los datos del remitente y la información para que el suscriptor pueda desistir de esas comunicaciones de manera sencilla y revocar su consentimiento.

Si se trata de newsletter que den a conocer descuentos, promociones, participaciones a concursos etc., es importante que las bases legales y demás condiciones de participación sean fácilmente accesibles y comprensibles para el usuario.

  • Confidencialidad

Cuando alguien se registra en nuestra newsletter es para que SOLO nosotros hagamos uso de sus datos con un fin determinado, es decir, para que le enviemos nuestra newsletter.

No podemos bajo ningún concepto utilizar sus datos para un fin diferente del que hemos informado previamente. Tampoco podemos compartir o ceder esos datos a terceros sin contar con la autorización expresa del titular de esos datos: el usuario.

Implantar estas medidas refuerza la confianza de nuestra lista, nos diferencia de nuestra competencia, nos da credibilidad y eso nos ayuda a consolidar audiencia.

El respeto solo se consigue desde la reciprocidad: si respetamos a nuestra audiencia, seremos merecedores de su respeto. Empecemos por protegerlos y hacerlo dando plenas de garantías legales.

Imagen:http://drtic.fundaciobit.org/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí