En la nueva era digital, las empresas necesitan generar una capa de valor alrededor del mensaje a transmitir.

Por todos es sabido que, en esta nueva era digital, todo está cambiando, desde la manera de pedir comida hasta la forma de hacer marketing. Hemos pasado de los simples spots al branded content en el plan de comunicación corporativo. Las empresas necesitan dar algo más que un simple mensaje, necesitan generar una capa de valor alrededor del mismo.

Las redes sociales, a través de los prescriptores, ayudan a viralizar los contenidos.

Una de las nuevas tendencias más aclamadas por las marcas es la incorporación de influencers o prescriptores en sus estrategias de marketing digital. El principal objetivo de esto, no es otro que generar notoriedad y reputación entre sus clientes potenciales. Actualmente un 65% de las empresas lo lleva a cabo con una tasa de éxito muy elevada, siendo las plataformas de social media las más recurrentes. Según un estudio realizado por Marketo el 92% de los prescriptores cuenta con una cuenta en Facebook y el 88% en Twitter. Además 3 de 4 se encuentran en LinkedIn y la mayoría posee su propio espacio web o blog donde transmitir su opinión y lanzar a la audiencia el mensaje.
Es por todo esto que las empresas se han lanzado a la caza y captura de las personas más influyentes en la red persiguiendo su estrategia de diferenciación de la competencia, ya que según Kapferer, el concepto de marca emitido por una empresa debe responder a una triple exigencia: permanencia en el tiempo, coherencia en las señales emitidas y el realismo; este último deriva en una imagen más cercana y humana de la marca.
Pero, ¿es realmente bueno para una compañía realizar una estrategia de marketing digital basada en los prescriptores?

El uso de influencers en las estrategias de marketing digital son viables, siempre y cuando se hagan de forma estructurada.

La respuesta es afirmativa, siempre y cuando se lleve a cabo de manera adecuada y correcta. Lo principal es verificar si los influencers tienen el alcance, la relevancia y la repercusión deseados, así como una amplia comunidad de seguidores para viralizar su mensaje.
En segundo lugar es conveniente realizar una búsqueda y selección de aquellos prescriptores más relevantes que sean consistentes con el producto o marca, estudiar en que redes sociales actúa y si son las más indicadas para nuestra estrategia de marketing digital. A partir de ahí se crearán las propuestas de comunicación, en las que en prescriptor será parte activa de las mismas.
Por último, las empresas deberán crear sinergias con los influencers, en tanto que deberá perseguirse una colaboración a medio y largo plazo, generando una satisfacción, no sólo a nivel monetario, que luego transmitirá a sus seguidores de manera real y por tanto más convincente, es ahí donde radica el aumento en la propuesta de valor del marketing digital.
Después de lo relatado no es de extrañar que, hoy en día muchos jóvenes vean la profesión de Influencer como una opción más que viable a nivel laboral, y que muchas empresas aprovechen esta tendencia de marketing, para “humanizar” su marca.

Imagen: Freedigitalphotos.net

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí