Descubre cómo el branded content puede acercarte a tus clientes potenciales a través de contenidos entretenidos que transmitan los valores de tu marca.

Si algo es innegable es que en la actualidad resulta cada vez más complicado para las marcas conseguir llegar a sus clientes potenciales. La exposición constante y diaria a los impactos publicitarios por infinidad de vías hace que las marcas deban reinventar la forma en que comunican para realmente conectar con su público. De esta forma, la situación que se dibuja es más bien la que hace referencia al content blindness, que lejos de ser una estrategia de marketing, pone nombre a esta realidad de apatía general frente a la publicidad.

Sin embargo, frente a esto muchas marcas han empezado a ver desde hace un tiempo que la clave está en, como bien dice el dicho, “reinventarse o morir” para conseguir encontrar las mejores fórmulas y enamorar a su público objetivo. Y es aquí donde nace, entre otras estrategias, el Branded Content.

El Branded Content es una estrategia enmarcada dentro del marketing de contenidos que busca atraer a clientes potenciales a través de contenidos entretenidos que resulten atractivos a los consumidores y que, a la vez, transmitan los valores de la marca. Y aunque esto puede resultar sencillo a primera vista, conlleva ciertos aspectos clave que la propia marca debe tener en cuenta a la hora de lanzarse a realizar estos contenidos: conocer muy bien las necesidades, gustos, edad, forma de vida, trabajo, hobbies, etc. de su público objetivo. Es sólo entonces cuando una marca puede realizar un branded content realmente efectivo y sabiendo utilizar las técnicas de storytelling necesarias para contar historias que realmente mantengan al espectador enganchado a ese contenido, sin darse cuenta de que en realidad está viendo un anuncio.

Otro aspecto muy importante cuando una marca decide realizar branded content es que se trata de una estrategia que debe entenderse como algo a largo plazo. En este sentido, es aconsejable que la estrategia de branded content esté enmarcada dentro de una planificación a medio-largo plazo e ir creando contenidos en esta línea de forma constante. Y es que de nada sirve crear un contenido puntual que tenga mucho éxito y que realmente conecte con tu público objetivo, si nunca más vuelves a conseguir esa conexión.

El branded content es storytelling, contar historias, y como tal el espectador espera de algún modo, que esas historias tengan un planteamiento, nudo y desenlace. Por ello, lo ideal es que una vez hayas conseguido captar la atención de tu público objetivo continúes cultivando esta relación con él durante un período de tiempo determinado. Sólo de esta forma conseguirás poco a poco conectar con tu público y que éste termine por lincar los valores que transmites en tus contenidos como valores inseparables de tu marca.

Existen muchos ejemplos de branded content: vídeos, webseries, reportajes, acciones en redes sociales, cortometrajes, eventos temáticos, etc. y si tuviéramos que pensar rápidamente en alguno de ellos lo más fácil es que nos venga a la mente ejemplos de grandes marcas como Red-Bull o Coca-cola. Sin embargo, cualquier empresa por pequeña que sea puede realizar contenidos de branded content realmente efectivos. Al final, la clave está en conocer muy bien a quien te diriges, planificar los objetivos a alcanzar y las acciones a realizar a medio-largo plazo, y… poner sobre la mesa ¡mucha creatividad!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí