Hablar de Social Media no es un tema de experimentar, idear y simplemente aconsejar en términos de estética y experiencia. Es importante aclarar que esta área en particular requiere de unos conocimientos, competencias y prácticas puntuales en el actual mundo de la comunicación 2.0.

En ese sentido, un Community Manager es definido por sus prácticas y acciones, sean buenas o malas. Aclarando eso, hace unos meses hablábamos de los 10 mandamientos de un CM para  gestionar eficientemente la estrategia Social Media diseñada para una marca en particular. En este artículo, nos encontramos con la otra cara de esa moneda.

Lo cierto de todo esto, es que las buenas prácticas y acciones de un Community Manager las definen su experiencia y su conocimiento. No es lo mismo hablar de un profesional en las redes sociales que de un usuario empírico que  maneja el tema. Sin embargo, ser profesional en esta área no significa ser experto. Por esa razón, la Social Media es interesante, porque no solo se define en términos de profesionalidad, sino también de creatividad, analítica y estrategia.

Ahora bien, investigando en este basto mundo de la Internet, me he encontrado que varios profesionales han relacionado los 7 pecados capitales de la humanidad con la Social Media, demostrando resultados sumamente interesantes. No obstante, en este artículo añadiremos un valor agregado al tema, pues mi interés es demostrarle a través de estos pecados como no debe actuar un “buen CM”.

7 pecados capitales del Community Manager

  1. Lujuria: Un Community Manager cae en la lujuria cuando el amor por la marca que representa se manifiesta en un comportamiento compulsivo y obsesivo, es decir, no posee un horario de publicaciones definido, abusa de ellas para lograr interacción forzada con los usuarios y obtener visibilidad, sin importar la calidad de las relaciones con sus usuarios.
  2. Gula: La gula es considerado uno de los principales pecados capitales de un Community Manager. El deseo compulsivo de comerse las letras y las normas ortográficas como si de un festín se tratase. En ese sentido, la ortografía es una de las cartas de presentación de una marca en el mundo de la comunicación 2.0, por lo que escribir bien es algo que no solo la marca agradecería sino también que cualquier comunidad online anhelaría.
  3. Codicia: En el mejor de los casos, una marca posee una estrategia Social media con un equipo humano capacitado y un presupuesto siempre destinado para mantener una presencia online estable. Sin embargo, la realidad empresarial de muchos Community Manager está lejos de ser la ideal, lo cual no significa que esté mal.La codicia nace cuando un Community Manager, al no poseer muchos recursos, recurre a prácticas nocivas e ilegales como compras de bases de usuarios, de “usuarios fidelizados”,  para adquirir una mejor reputación online. En este caso, no se justifican los métodos ni las prácticas que se ejercieron, sino el resultado final.Esto demuestra poca profesionalidad y una no muy agradable personalidad. El verdadero CM es aquel que gestiona los recursos que tenga a su alcance para lograr los resultados más favorables para la marca.
  4. Pereza: La pereza se manifiesta de muchas maneras. En ocasiones un CM se limita a su trabajo en términos de comunicación y gestión. Así como también, a un trabajo poco desarrollado de investigación sobre las temáticas relacionadas a su marca.En otras palabras, un CM debe ser un profesional multidisciplinario debido a que las empresas requieren que tengan conocimientos en las relaciones públicas, en la comunicación o en el marketing. Esto no quiere decir que sea lo correcto, pero nuestro trabajo es adaptarnos a la realidad empresarial de la marca y ofrecer la mejor gestión de la identidad digital con los recursos que estén a nuestro alcance.Por otra parte, se consideran dentro de este pecado capital aquellas acciones de un Community Manager de publicar y compartir información sin antes haber realizado un trabajo de curación y análisis de contenido. Solo aplica la práctica de publicar por publicar sin ningún propósito estratégico.Si se puede ofrecer más y la empresa lo requiere, entonces por qué no intentarlo. Eso sí, siempre teniendo en cuenta que hay una delgada línea entre la sobrecarga laboral y nuestra responsabilidad profesional.
  5. Ira: Cuando un Community Manager es incapaz de aceptar una sugerencia de su comunidad online, no piensa con calma y con una mente analítica comentarios que pueden perjudicar la reputación de la marca o simplemente prefiere eliminar los mensajes de los usuarios, es porque la ira lo ha dominado.Un buen CM es aquel que no se toma nada personal y entiende que su mejor herramienta es la comunicación. Sabe que su comunidad habla con su marca y él es el puente de interacción entre ellos. Entiende que censurar y condicionar las opiniones de sus usuarios es la salida fácil y que su trabajo está en escucharlos para luego saber cómo ayudarlos o asesorarlos.En el caso específico de la aparición de un troll (usuario considerado nocivo en la web), recuerda que ante todo tu eres un servidor de tu comunidad y tu tono de comunicación definirá tu lugar. Que sean la amabilidad y la estrategia tus mejores armas y seguramente lograrás que pierda el interés en perjudicar la reputación de tu marca, e incluso, de tu trabajo.Alguna vez escuché de uno mis mentores que un buen CM es aquel que logra fidelizar a un troll.
  6. Envidia: Un Community Manager no envidia el trabajo de otras marcas en las redes sociales y tampoco su estrategia Social Media. Tampoco intenta diseñar campañas publicitarias que perjudiquen a su competencia con el fin de obtener algún beneficio para su marca.Un CM inteligente sabe analizar esas estrategias, las estudia con detenimiento y observa poco a poco los resultados positivos y negativos alcanzados. Discute, a partir de su análisis, con su equipo de Social Media para la optimización de la estrategia digital de su marca sin necesidad de copiar las tácticas de la competencia y aplicándolas a su realidad corporativa.
  7. Soberbia: Este es quizás uno de los pecados capitales generales para muchos usuarios en la web y el Community Manager no es la excepción. Nosotros no somos los primeros ni seremos los últimos en producir conocimientos.La magia de la web está en compartir buena información y siempre referenciar a quién la creó. No solo se debe mirar desde el simple respeto que se merece el productor de conocimiento sino porque somos constructores y tejedores de relaciones online, por lo que tener profesionales de Social Media que también te citen en sus publicaciones podrá ayudarte a construir un camino de éxito.

Recuerda que: Un buen Community Manager gestiona sus recursos eficientemente sin recurrir a prácticas nocivas que perjudiquen su reputación.

4 Comentarios

  1. Lorena Martínez Martínez

    Eduardo, como siempre, muy buen artículo. En mi opinión uno de las más comunes es el de la Ira, ya que, he observado en innumerables ocasiones, como el Community Manager se tomaba como una afrenta personal los comentarios sobre el descontento con la marca. Creo que una de las principales virtudes de un CM es ser asertivo y contestar como representante de su cliente.

    • Eduardo Demares

      Lorena, muchas gracias por tu comentario. Muy motivadoras tus palabras. Por otro lado, opino que la ira es uno de los más perjudiciales por la falta de control que puede existir en situaciones particulares, junto a la «gula ortográfica» de comerse todas las normas ortográficas existentes.

      Un saludo.

      PD: Ya existe un nuevo artículo, espero guste a nuestra comunidad.

    • Eduardo Demares

      Hola Cristobal,
      Muchas gracias por tu comentario, perdona la tardanza de contestarte, incluso para mi que se en que consiste este trabajo. Ante nada quiero disculparme por eso y nuevamente gracias por tu comentario. Esto me anima a seguir empleando técnicas interesantes a la hora de explicar algún tema en particular.

      Un saludo y un fuerte abrazo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí