Waymo es un fabricante de vehículos autónomos que actualmente esta trabajando en construir una experiencia de conducción autónoma basada en el usuario, incluyendo tanto características internas como externas en sus coches.

El nuevo enfoque de Waymo para los vehículos autónomos

La nueva estrategia de Waymo incluye considerar todos los aspectos, des de la forma en la que un usuario es recogido durante una experiencia de viaje, hasta la manera en la que puede comunicarse con otras personas que comparten la misma ruta, incluso la forma en la que el usuario interactúa con el coche una vez que se encuentra a bordo.

Todos estos aspectos es algo en lo que la compañía esta determinada a invertir sus esfuerzos, a medida que su software y hardware automático reales se están volviendo más precisos. De acuerdo con el jefe de diseño de UX Ryan Powell, el objetivo de la interfaz de usuario en el interior del vehículo tiene que ver con proporcionar una idea clara de lo que el vehículo puede ver y lo que el conductor autónomo intenta hacer.

waymo experiencia conducción 2_optLas investigaciones realizadas por la compañía han demostrado que gran parte de la comunicación entre el conductor humano y su pasajero, se presentan de forma no verbal. El desafío entonces ha sido encontrar la manera de recrear esa experiencia que usualmente se relaciona con la confianza mutua entre pasajeros y pasajeros, así como entre los usuarios humanos y el vehículo autónomo.

La manera en que la compañía pretende hacer realidad esto es proporcionando a los pasajeros una interpretación visual de lo que el coche esta visualizando en el camino. Para ello, los ingenieros de Waymo utilizaron una versión más intuitiva de lo que se conoce como “x-view”, la cual elimina algunos elementos, al tiempo que resalta otros y generalmente visualiza los elementos para algo que no únicamente es informativo, sino que además es interesante y visualmente agradable.

Esta visión delinearía a los peatones, además que también sería capaz de distinguir a los ciclistas y personas en monopatines con imágenes diferentes. Incluso podría delinear edificios y otros puntos de referencia geográficos para que los pasajeros puedan visualizar cómo los objetos en la pantalla se relacionan con los objetos que están en el exterior.

Además, los ángulos de la cámara virtual de la pantalla igualmente imitan la forma en la que un conductor mira cuando haces cosas como acceder a una intersección o entrar al tráfico de la ciudad y todo ello con el objetivo de que el conducto se sienta cómodo con las decisiones de conducción que el vehículo autónomo toma.