A día de hoy las marcas necesitan conectar con las personas para generar engagement que mejore su imagen de marca. Esto no es una tarea sencilla y conseguir conectar con el usuario de un modo permanente en el tiempo es el reto de muchas compañías.

Así, aquel contenido que mejor sobrevive es el que tiene forma de historia, pues genera conversaciones que conectan a las marcas con las personas. Para ello un requisito esencial es buscar el nexo en común entre la marca y los intereses del usuario, y de este modo, conseguir que la marca forme parte del día a día del usuario.

Esto hace que pensemos en los contenidos virales, aquellos contenidos que prevalecen y que las marcas anhelan. Pero ¿que es viral? Aquel contenido que como si de un virus se tratase se transmite y circula rápidamente por Internet, convirtiéndose en contenido que se difunde “Word of mouth” (boca a boca) y activa el famoso: “tienes que verlo”.

Este contenido apela a emociones por lo general positivas. Habitualmente nacen con sentido humorístico y suelen ser creados voluntariamente por los propios usuarios para sus contactos más cercanos, porque se sienten vinculados con un contenido, y finalmente (sin pretenderlo) se hacen masivos. Esto es el llamado User Generated Content o UGC.

¿Qué características suelen conseguir que un contenido se vuelva viral?

  • Conciencia colectiva: contenidos que sensibilizan al ciudadano en determinados aspectos de la vida pública y social por su aspecto moral. Como es el caso de The UVa Bay, herramienta que permite crear conciencia sobre las necesidad de tomar decisiones responsables en la administración de cuencas hidrográficas en cualquier parte del mundo
  • Rumores: contenidos ambiguos, de verdad incierta, que dan pie a conversaciones por saber la verdad real.
  • Desafíos: contenidos que reten al usuario y por ello le hagan participar, como ya consiguió la Superbowl al gamificar su 48ª edición: a través de 10 sencillos pasos, como votar por tu equipo favorito, diversas marcas hicieron de la superbowl una increíble experiencia para el usuario.
  • Censurable/ prohibido: contenidos que por el hecho de ser prohibidos suscitan interés
  • Noticia: hechos surrealistas son los más comentados
  • Sorpresa: contenidos que no te esperas fomentan la viralidad. Este es el caso de Mahou para las Fallas de Valencia, donde una aplicación que supuestamente era informativa logró la sorpresa de la audiencia al retar a los usuarios a convertirse en el fallero más fiel y mayor amante de la cerveza Mahou a través de conseguir puntos al escanear códigos QR que encontraban en los bares.

Dichos efectos pueden extenderse en muchos soportes pero está claro que los formatos virales estrella son el vídeo o los soportes gráficos.

Sabemos que ese contenido es viral porque hace crecer las RRSS, logra notoriedad y relevancia de marca, obtiene cobertura mediática y genera tráfico digital. Pero sobre todo es viral porque consigue todos estos resultados a coste muy bajo.

La respuesta efectiva ante un contenido viral denota que la gente rechaza la publicidad convencional y busca entretenerse. La gente lo comenta e interactúa con éste. Así, esta viralidad se consigue principalmente porque el mensaje es sutil y, sobre todo, porque se presenta en un momento en el que todo encaja, del que todo el mundo habla, lo que se conoce como moneda social.

Todo esto genera genera sensaciones que no suelen conseguir las marcas, lo que hace que la mayoría deseen disponer de este tipo de contenidos. Y es que está claro que buscar la viralidad en alguna de sus acciones de marketing es un hecho que cualquier compañía a día de hoy debería considerar, siempre y cuando se tenga claro que no será sencillo conseguirlo y que serán necesarias grandes dosis de originalidad.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí