Santa Mónica (California). 14 de febrero de 2015. Cientos de personas se agolpan ante una pantalla LED gigante de rayos X. Todo hace indicar que estamos ante un experimento, y en parte así es. Pero no tiene que ver con un ensayo científico o un estudio de mercado. El día de San Valentín es conocido como el día del amor, y en esa pantalla únicamente van a aparecer demostraciones humanas de amor que se intuyen simplemente con ver… los esqueletos de las personas.

Se trata de uno de los virales con amor más destacados de este 2015 y su mensaje es simple: los humanos nos amamos los unos a los otros y el resto de factores y rasgos no importan. Para demostrarlo, los organizadores de la campaña Love Has no labels (El amor no tiene etiquetas) han seleccionado a diversas parejas para demostrar su amor detrás de la pantalla y tras unos segundos aparecer ante el gran público. Parejas con diferente edad, religión, sexo etc. han sido los protagonistas del siguiente video que cuenta ya con casi 60 millones de reproducciones en Youtube.

 “Antes que otras cosas, todos somos humanos.” 

La campaña Love Has no labels, ha sido diseñada por Ad Council, una entidad sin fines lucrativos conocida por sus campañas de concienciación en diferentes temáticas tales como abrocharse el cinturón de seguridad, el reciclaje o la diversidad e inclusión. En esta ocasión, la acción ha sido financiada por 8 organizaciones sociales diferentes y los resultados no pueden ser más satisfactorios, al fin y al cabo, el objetivo de esta campaña es llegar a un determinado público sin ánimo de lucro, conversión o venta.

Una narrativa al servicio de la concienciación.

Pero no todas las formas de concienciación tienen porque ir siempre por un camino determinado, y las campañas previas de Ad Council nos lo demuestran. Como ejemplo, la campaña de concienciación para ponerse el cinturón que lanzó la misma agencia y que, lejos del estilo establecido en nuestro país por la DGT, utiliza imágenes en clave de humor para hacer ver a los conductores/as la necesidad de ponerse el cinturón en cualquier situación.

Como podemos observar, tanto la demostración de afecto como el humor funcionan en este tipo de campañas. Otro ejemplo es el de la cotidianidad sacudida por un hecho alejado de la realidad. En el siguiente spot publicitario, una actividad que puede resultar cotidiana para muchos (no tanto para otros) como servirse de asistentes de voz como Siri para dar respuesta a necesidades, se vuelve en contra de la protagonista.

En este caso, el anunciante es Understood.org, una asociación sin ánimo de lucro que sirve como herramienta para lograr una fluidez en el entendimiento entre padres/madres e hijos/as basada en el aprendizaje y las técnicas de atención diarias.

Queda demostrado por lo tanto, que muchas veces el mayor incentivo puede no ser el dinero y que se pueden crear increíbles spots y piezas virales sin ánimo de lucro con el único objetivo de hacer de este planeta un lugar mejor. Y es que todavía hay esperanza en el camino hacía una mejor y más sana publicidad, aunque algunos se empeñen en demonizarla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí