Valora este artículo

Hasta hace bien poco, decíamos que los negocios online serían el futuro. Sin embargo, ese futuro ha llegado la mar de rápido y no tiene pinta de que vaya a convertirse en pasado a medio y largo plazo. Grandes empresas como AmazoneBay  o Alibaba han demostrado que las tiendas a pie de calle difícilmente pueden hacerles frente en los productos en los que están especializadas. Esto se debe a multitud de factores, entre los que se encuentra el volumen de compra/venta, la forma en la que se han posicionado online o la escasez de gastos derivados de su soporte virtual.

imagen 1_opt
Fuente: Pexels

Recientemente han visto la luz diversos estudios que analizan el fenómeno eCommerce (término que se refiere a negocios online que se fundamentan en la compra y venta de productos o servicios a través de medios electrónicos). Uno de ellos es el llevado a cabo por Baynote, firma especializada en el análisis del comercio electrónico. En este estudio se muestra un considerable crecimiento de las ventas a través de internet en diferentes ciudades del mundo.

Así, en Estados Unidos el comercio electrónico crece cuatro veces más que la compraventa minorista física; y ya sabemos que el gigante americano suele ser un referente en cuanto a tendencias de mercado.

imagen 2_opt
Fuente: Pexels

Algunos de los datos arrojados por estos estudios resultan curiosos: Seattle, sede de la multinacional Amazon, representa un total de 61 mil millones de ventas en línea, mientras que Hangzhou, ciudad de la web Alibaba, maneja más volumen de venta que eBay y Amazon juntos.

Páginas como Accenture también publican constantemente estudios al respecto. En uno de sus últimos artículos afirman que un 19 % de los consumidores encuestados dice utilizar la red para reservar un producto o pedir que se lo lleven a casa sin tener que desplazarse.

Artículos relacionados:  Crear una tienda online es más necesario y fácil que nunca

Sea como fuere, actualmente hay pocos negocios rentables a pie de calle, aunque algunos, irremediablemente, continuarán ostentando su hegemonía, como las cafeterías, las tiendas de ropa (por eso de que continuamos prefiriendo probarnos las prendas in situ que recibirlas en casa y luego devolverlas) o los establecimientos relacionadas con productos alimenticios y bebidas (aunque, ojo, cada día son más las personas que, según las estadísticas mencionadas, hacen sus compras al supermercado a través de internet).

imagen 3_opt
Fuente: Pexels

Sin embargo, no sólo encontramos ejemplos tangibles en empresas destinadas a la venta de productos, sino en otros sectores que sustituyen a actividades que normalmente haríamos in situ y ahora trasladamos a nuestras casas. Un buen ejemplo de ello son los videojuegos que, a través de plataformas como Steam, dejan de tener un soporte tangible y venderse en una tienda para pasar a ofrecerse en formato digital, a precios muy competitivos y para que puedas comprarlos desde casa. Otro ejemplo son los juegos de casino que permiten vivir una experiencia muy cercana a la realidad sin moverte del sillón. A estas alturas incluso existen sistemas de realidad virtual que nos permiten pasear por las calles de algunas ciudades y parajes de lo más variopintos cuando, en realidad, lo que estamos haciendo es pasear por el pasillo de nuestra casa.

Cabe preguntarse entonces si en un futuro no muy lejano la mayoría de las compras que hacemos de manera física no se convertirán en acciones virtuales. Pero, sobre todo, debemos pensarlo muy detenidamente antes de poner en marcha un negocio físico que, en muchos casos, podría estar copado por gigantes del eCommerce.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Protected by WP Anti Spam