4 tipos de relaciones que se pueden establecer entre agencia y cliente
Valora este artículo

Las relaciones entre una agencia y el cliente que perduran más, son aquellas que se basan en la confianza, la comprensión y la comunicación. Pero no siempre esta interacción entre agencia y cliente se presenta en los mejores términos.

Pésima agencia, excelente cliente

A las agencias les encanta criticar a sus clientes, pero lo que realmente deben hacer es preguntarse cómo pueden hacer mejor su trabajo. Si se es un gran cliente con una agencia pésima, es importante decirle a la agencia que se espera más de su trabajo.

La gran agencia con el mal cliente

Aunque no siempre es muy común, en ocasiones sucede que si eres una gran agencia, probablemente se requiere de algo de paciencia. Lo importante es educar al cliente y mostrar lo que la creatividad puede hacer. Es necesario convencer al cliente de dejar de lado el 5% de su presupuesto para hacer algunas cosas fuera de lo convencional. Cuando se es una gran agencia, con seguridad ya se ha intentado cambiar al mal cliente varias veces.

También hay que darles una oportunidad y si nada de esto funciona, entonces si buscar un mejor cliente es lo más adecuado.

La gran agencia – gran asociación de clientes

Cuando se tiene este tipo de relaciona, sin duda se está preparado para enfrentar cualquier inconveniente. Es una relación en la que son más que un cliente y una agencia, son socios en los proyectos y están alineados a un mismo objetivo. Lo que se busca es crear valor a largo plazo de la marca, la cultura de forma y por supuesto vender una gran cantidad de productos en el proceso.

No es una relación fácil, hay desacuerdos y discusiones, además de frustraciones y si bien no todos los días son geniales, lo cierto es que cada día se hace una elección consciente de trabajar juntos con la intención de hacer un gran trabajo.

Una mala agencia, un mal cliente

Es una relación entre agencia y cliente en la que todo parece que marcha a la perfección, sin embargo al primer problema que se presente con el cliente, la culpa absoluta será de la agencia. La agencia por su parte le responderá al cliente que solamente han hecho lo que les han pedido y la relación simplemente termina por fracturarse.

Estos son los tipos de relaciones entre la agencia y el cliente que suelen ser los más comunes, los cuales ofrecen diferentes tipos de resultados.