Con el surgimiento de productos cada vez más inteligentes como la nueva cámara Echo Look de Amazon, nuestro hogar se esta convirtiendo en un observatorio de vigilancia en el que los servicios registran y escuchan cada uno de nuestros movimientos.

Este tema lo explora el artista Luke Munn a través de Monitor, una historia de ciencia ficción basada en hechos reales sucedidos en Arkansas, Estados Unidos, donde una persona murió en una ducha de agua caliente, todo ello mientras escuchaba una notificación de Amazon Echo.

dispositivos inteligentes

La narración ficticia de Mann se desarrolla en un entorno de pseudo escritorio, en el medio de la página, donde el usuario puede ver la hora pasar a lo largo de la noche. En la parte derecha se pueden ver actualizaciones de dispositivos inteligentes como el Echo de Amazon, el termostato de Nest, Perfect Drink, que es un sistema inteligente de bartending, además de Balboa Worldwipe App, que es un monitor para hot tubs.

Munn desarrollo este proyecto después de que las autoridades de Arkansas solicitaran a Amazon que compartiera datos de Echo de un cliente en relación con una investigación de asesinato en la vida real. Si bien la solicitud fue rechazada, esta historia de ficción asume que fue aceptada, utilizando notificaciones de una casa inteligente para extrapolar los eventos de una noche. Al hacerlo también explora los datos que poseen los objetos y cómo es que pueden usarse o abusar de ellos.

En última instancia, lo más preocupante respecto a la vigilancia en las casas inteligentes no es que las grandes corporaciones tecnológicas suministren datos regularmente a las autoridades, sino que todas estas empresas buscan identificar y predecir nuestras necesidades futuras también.

Artículos relacionados:  La personalidad puede predecir si se va a escoger un trabajo que se automatizará

Por lo tanto, es completamente factible que Amazon pueda detectar o incluso anticipar un asesinato que suceda en una casa inteligente. En caso de ser así, la pregunta que surge es hasta donde nosotros como clientes renunciamos a nuestro derecho a la privacidad. Más aun cuando todos estos sistemas inteligentes resumen a menudo de una forma vaga, los datos de un suceso real.

En otras palabras, qué es lo que sucede con aquellos que son falsamente acusados cuando los dispositivos recopilan una gran cantidad de información y evidencia circunstancial. Aunque no hay una respuesta concluyente a todos estos aspectos, los expertos en seguridad recomiendan desinstalar estos sistemas inteligentes como el caso de Amazon Echo y evitarse problemas, incluyendo la perdida de la privacidad.