Mucho se habla de Spam, mucho se condena, pero se sigue practicando día a día, desde el desconocimiento o la indolencia, lo cierto es que cada día se produce y se difunde Spam de diferentes formas y en diferentes medios.

De hecho,  se introduce el concepto de competencia desleal al  envío por vía electrónica de comunicaciones comerciales no solicitadas.

La práctica del Spam viene siendo combatida y legislada desde hace mucho tiempo, ya en enero del 2004 se presentó una COMUNICACIÓN DE LA COMISIÓN AL PARLAMENTO EUROPEO, sobre las comunicaciones comerciales no solicitadas o spam, donde se advertía lo siguiente:

“El spam constituye un problema desde muy diversos puntos de vista: intimidad, fraude a los consumidores, protección de los menores y de la dignidad humana, costes suplementarios para las empresas, pérdida de productividad. Más en general, el fenómeno socava la confianza de los consumidores, algo indispensable para el éxito del comercio electrónico, de los servicios en línea e, incluso, de la sociedad de la información”

El Spam tiene un costo altísimo en la economía digital, el precio del Spam es inasumible.

Por esto está regulada su instrumentación y sometida a códigos de conducta.

El Spam, es ilegal, pero fundamentalmente, es antiético y claramente, una ANTIESTRATEGIA.

¿Qué define al Spam?

Se considera Spam el envío de todo correo electrónico que sea a la vez masivo y no solicitado.

Masivo: cuando mandamos un mismo correo a diferentes remitentes.

No solicitado: El remitente no ha requerido ni autorizado el envío de esa comunicación comercial.

Como convertirse en un Spammer

Es mucho más sencillo de lo que parece y más habitual de lo que creemos, solo basta con realizar alguna de estas prácticas:

  • Añadir como suscriptores a contactos de Linkedin a través del csv que permite descargar
  • Hacer exactamente lo mismo con el csv de feedburner
  • Mandar DM publicitarios a contactos de Twitter o Faceboock
  • Mandar publicidad a una lista de amigos
  • Comprar una base de datos
  • Extraer direcciones de correo electrónico de internet (webs, blog, foros, etc)

El consentimiento: el antídoto antispam

Es la premisa para toda comunicación comercial efectiva y duradera.

Toda comunicación comercial, para que sea legal y efectiva debe ser previamente consentida o expresamente autorizada por el destinatario, al que debe previamente se le debe informar sobre la finalidad de la información capturada y el responsable de la misma.

Cuando ese paso no se produce, estamos hablando de “artimañas de interrupción”, invasivas y que socavan la confianza de los consumidores, de allí que se legisle para combatirlas y que a la Agencia Española de Protección de datos no le tiemble el pulso a la hora de sancionarlas.

 Imagen Will Lion en Flickr

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí