Dentro de lo que conocemos como el proceso de lanzamiento de un nuevo producto, una de las actividades más importantes y que arrojan más datos acerca del consumidor es el sampling. Gracias a la genuina capacidad de publicistas y técnicos de marketing  de maximizar el impacto de sus acciones, nos hemos ido dando cuenta de que una acción de sampling puede adoptar capacidades de promoción digital, acuñando así el término de sampling digital.

Coca-cola, el último en sumarse

Uno de los ejemplos más recientes que podemos encontrar es la acción de sampling digital realizada por Coca-cola bajo la tutela de Samplia. Para potenciar las ventas de su marca Fanta Zero, las dos compañías proponen al consumidor una curiosa manera de acceder al producto:  la colocación de dos máquinas vending que no admiten monedas, sino que requieren la descarga de una aplicación para que, siguiendo las instrucciones, caiga una lata de Fanta en manos del público.

Por el momento, se trata de una acción centrada en dos focos comerciales madrileños: La Vaguada y Xanadú. Además, el diseño de la aplicación permite  a los usuarios dar su opinión acerca del producto, facilitando así la recogida de datos por parte de la marca. Todo aquel que quiera acercarse a cualquiera de las dos ubicaciones y ampliar la experiencia más allá de este post, puede hacerlo hasta el 15 de febrero.

Una acción (de sampling) vale más que mil palabras

Aunque las acciones publicitarias relacionadas con las maquinas vending ya estaban a la orden del día, el fenómeno del sampling digital todavía está en gestación, por lo que nunca está de más analizar las referencias en las que se han basado Coca-cola y Samplia:

    • Allá por el último trimestre de 2014, Walkers, una compañía de aperitivos propiedad de Lay´s, regaló muestras de sus productos a todos aquellos que se acercaran a sus máquinas de vending (colocadas en marquesinas) y votaran por sus sabores favoritos a través de su cuenta @Walkers_busstop en Twitter. Todo ello, con el fin de determinar cuál de los 6 sabores propuestos era el preferido de los consumidores.
    • También el año pasado, la marca de agua rusa Borjomi, incorporó un piano a una de sus máquinas de vending, otorgándole una apariencia ciertamente clásica. La idea fue regalar una botella de su agua a todos aquellos transeúntes que elaboraran buena música, o por lo menos, que interpretaran un tema correctamente. Para ello, la máquina dispuso de un mecanismo que le permitía reconocer una buena interpretación de una errónea.

 

Como podemos observar, todas las acciones que hemos mencionado tienen un factor claramente digital. Aunque también es cierto que únicamente las dos primeras podemos considerarlas sampling digital, ya que disponen de un condicionante como el twitter o una aplicación. En el caso de Bojormi, la viralización por medio de la red era su objetivo digital, por lo que a pesar de que su  estructura era completamente offline, la acción completa fue grabada por la agencia para distribuir en redes sociales.

En definitiva, más nos vale prestar atención cuando nos acerquemos a un vending a por el almuerzo. Nunca se sabe si podría salirnos gratis.

1 Comentario

  1. Me ha gustado mucho el artículo, Mikel. La verdad que este tipo de acciones offline enlazadas con las plataformas online son muy curiosas. Creo que son esenciales para dar notoriedad a la marca y conseguir un buen feedback por parte de los usuarios. Un ejemplo reciente es la campaña de Ikea para el día de los enamorados. Gran aportación!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí