Hoy día, el Networking es algo que está en boca de todos y prácticamente a todos los niveles. Se puede decir que  hay diferentes maneras de entender el Networking. La mayoría de los profesionales entienden hacer Networking como “acudir a actividades y eventos con el fin de incrementar su red de contactos profesionales y buscar oportunidades de negocio”.

Pero la pregunta del millón sería ¿Sirve para algo el networking? Seguramente, te has hecho esta pregunta muchas veces y la verdad es que como dice la canción…depende.

¿Para qué sirve el Networking

  • Darnos a conocer a nosotros personalmente con idea de desarrollo profesional.
  • Dar a conocer nuestra empresa o idea de negocio.
  • Dar a conocer nuevos productos o servicios.
  • Detectar oportunidades de negocio.
  • Establecer relaciones profesionales y afianzar las que ya se tiene.
  • Conocer a potenciales clientes o colaboradores.
  • Conocer mejor y en un entorno más distendido a nuestros clientes actuales.
  • Conocer y relacionarnos con personas de difícil acceso, “decision makers”.
  • Disfrutar al mismo tiempo que obtienes beneficios profesionales.

El networking puede practicarse de forma inteligente o de forma desastrosa lo cual lleva a una importante pérdida de tiempo y energía, sobre todo muuucho tiempo.

Seguro que te ha pasado más de una vez eso de acudir a un evento de networking con grandes expectativas y has vuelto a casa, no sólo con ninguno de los objetivos cumplidos, sino con la sensación de que hubieras empleado mejor ese tiempo en cualquier otra cosa.

La idea del buen networking es que varias personas se juntan, se presentan, se conocen, identifican oportunidades e intereses y progresivamente esto da lugar a relaciones comerciales y oportunidades de negocio.

En un mundo tan interrelacionado como el actual es casi más importante conocer a las personas adecuadas capaces de aportarte lo que necesitas en el momento adecuado, que tener un buen currículum o una buena idea de negocio. Por muy buen profesional que uno sea o haya creado un gran proyecto, si la red de contactos es débil, las posibilidades de “vender” y salir adelante profesionalmente o hacer crecer un negocio disminuyen considerablemente.

Vale, ya tenemos claro que tenemos que hacer Networking, ¡Hasta aquí todo fantástico!

El problema viene cuando se acumulan los eventos, charlas, talleres, desayunos de trabajo, almuerzos, meriendas, afterwork, cenas, post cena y así un largo etcétera de eventos supuestamente de networking que terminas en situaciones tipo  ” qué bien me lo he pasado pero no sé para que he ido” , “voy a saludar a mi amigo porque me ha invitado pero no sé a qué voy” o “vaya pérdida de tiempo, que alguien me saque de aquí”, “cuanta gente interesante, pero me he ido sin hablar con nadie”, ”

Últimamente me doy cuenta que son pocos los eventos de networking dónde se puede hacer networking efectivo y que realmente asistir a muchos de ellos no nos permite establecer una red de contactos profesionales de utilidad para proyectos e intereses.

En estos eventos y, en especial, si son grupos cerrados, el momento más importante de la reunión es en el que los miembros del grupo se intercambian las referencias entre ellos.

¿Es problema de cómo está organizado el evento o de la actitud o disposición que tengamos a hacer networking?

Personalmente creo que un poco de cada. La mayoría de eventos no fomentan ni están enfocados a un verdadero networking. Además, nosotros no les sacamos el partido que podríamos por diferentes motivos, desconocimiento, miedos, reparos, impedimentos, falta de práctica…

Muchas veces nos olvidamos que estamos en un mundo digital, global e interconectado y que esto nos ofrece unas oportunidades de networking más allá de los eventos físicos. Las oportunidades y sinergias que puedes obtener en el networking online muchas veces son más interesantes y de mayor calidad que de forma presencial. Y no quiere decir que el cara a cara o el tú a tú no tenga valor, que por supuesto lo sigue teniendo. El networking online tiene algunas ventajas y además, no tenemos que aguantar conversaciones incómodas ni buscar corriendo la máquina de café para que no nos vean solos…

La idea del buen networking es comunicar, conversar, dialogar, intercambiar opiniones, realizar aportaciones y no tanto repetir constantemente “Hola me llamo X, me dedico a Z y esta es mi tarjeta por si me necesitas en algún momento”

La esencia del Networking consiste en dar y recibir. La cooperación es la clave.

Uno de los aspectos más importantes para ganarse la atención de alguien es conseguir empatizar desde el primer momento. Se trata de estar atento a sus necesidades sobre las tuyas, saber escuchar y hacer las preguntas adecuadas.

Hace poco leí un post un post en el blog de Innokabi titulado “Cadena de Favores”.

En ese post Alfonso Prim cofundador de Innokabi hacía una propuesta realmente interesante. Si alguien dejabas un comentario y compartía su post en sus redes sociales, él haría lo mismo con esa persona.

Si pensamos en cómo nos relacionamos y el hecho de que nos resulta más fácil muchas veces generar relaciones inteligentes en el mundo virtual y de forma global que en los famosos eventos de networking a nivel local, por qué no llevar el hecho de comentar o compartir un post (cosa que hacemos la mayoría diariamente) a una interacción recíproca como sugiere Innokabi pero a lo grande.

Hablando con mi socio en Yuvalia, comentábamos que a muchas personas se les llena la boca con la colaboración pero luego no son capaces de hacer sin esperar nada a cambio o simplemente hacer lo que lo que los demás hacen por ellos a nivel online. Por eso se nos ocurrió un experimento

Hoy te propongo replicar el experimento de Alfonso creando una cadena de “networking digital”. Deja un comentario en este artículo indicando que te sumas al reto. Comparte este artículo en Twitter junto con el hashtag #networkingdigital . Comparte en Twitter un post tuyo con el  texto ” Me sumo al reto de @DMTrends y @annuska78 ” y el mismo hashtag #networkingdigital para que los demás podamos a su vez compartirlo.

¿Te apuntas al reto?

Previous articleEl comercio digital en auge para 2015
Next articleEl fenómeno de las madres blogueras
Soñadora y emprendedora. Actualmente inmersa en la estrategia digital de mi proyecto principal, Yuvalia y siempre con mil ideas de negocio en la cabeza! En continuo proceso de aprendizaje. Asesoro a profesionales independientes, emprendedores y pequeños negocios para que puedan sacarle todo el partido a su presencia online. Otra pasión, los productos digitales! Creo, planifico y produzco junto a mi socio, cursos, ebooks y guías. Disfruto creando contenidos y ayudando a otros en su estrategia de contenidos para conseguir atraer a su cliente ideal. Me encanta compartir mi experiencia para poder ayudar a aprovechar todo el potencial de Internet.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí