La realidad aumentada en salud ofrece grandes posibilidades de mejora de las condiciones de los pacientes y de las habilidades médicas

El término de “realidad aumentada” no surge hasta el año 1992 a pesar que desde los años 70 ya se realizaban las primeras incursiones en los mundos virtuales. Esta tecnología comienza a aplicarse en varios campos aunque es el de los videojuegos y la publicidad los que más desarrollo tienen. Sin embargo, a partir del siglo XXI es cuando la realidad aumentada tiene un incremento espectacular en sus aplicaciones.

Esta tecnología tiene un potencial tan grande que empresas como Facebook-Samsung, y Google-Lenovo (proyecto Tango) se han unido para invertir mucho dinero y buscar vías de negocio adicionales. Las aplicaciones en cualquier campo son muy interesantes: educación, arquitectura, procesos industriales, turismo, etc….

Y por supuesto en salud. ¿Os podéis imaginar todos los beneficios que puede aportar?.

Ayudas para llevar a cabo tratamientos, proporcionar información adicional a personas invidentes, entrenar a los médicos para que sean más precisos en sus operaciones, ser tratado por un médico que esté a 5.000 kilómetros de distancia,…

Son tantas las posibilidades que será mejor clasificar las aplicaciones que ofrece la realidad aumentada en salud.

Tratamiento de enfermedades:

  • Fobias. Los psicólogos y psiquiatras tienen un aliado en la realidad aumentada para ayudar a los pacientes a encararse de manera progresiva con situaciones temidas. Por ejemplo la aracnofobia.

 

  • Ayuda a la correcta aplicación del tratamiento. Hay tratamientos que deben administrarse de una manera concreta para su adecuada absorción. La realidad aumentada permite al paciente asegurarse de que lo está haciendo correctamente. Por ejemplo indicando la inclinación necesaria para inyectarse un vial.
  • Rehabilitación. Mediante un avatar el paciente puede realizar una serie de ejercicios indicados por el fisioterapeuta y corregirle la postura, o bien informar al médico de cualquier anomalía.
  • Simuladores de cirugía. Ayuda a mejorar la precisión de los cirujanos y el resultado de la operación.

Ayuda a colectivos especiales:

  • Discapacitados. La realidad aumentada puede ser una gran aliado para la integración de los discapacitados en la vida real lo que les convierte en seres menos dependientes. Por ejemplo con la aplicación LookTel.
  • Ancianos. El desarrollo de la teleasistencia aumenta la calidad de vida del paciente y su control.
  • Niños. A veces explicarle a un niño qué tipo de enfermedad tiene, sus consecuencias, y sus nuevos hábitos de vida es complicado. La realidad aumentada nos puede ayudar a crear un compañero que mediante el juego ayude al paciente a asimilar mejor la información.
  • Programas de soporte a pacientes. Conseguir que un paciente crónico o de larga duración siga el tratamiento indicado no es tan fácil como parece. Para llevar a cabo una adecuada adherencia la realidad aumentada puede ayudar a motivar al paciente en los momentos de posible abandono.
  • Entrenamiento y formación médica: La formación médica continuada es fundamental para que el médico o futuro médico pueda ejercer correctamente su profesión. Esta nueva tecnología no solo facilita el recuerdo de los conocimientos si no que permite profundizar de manera más interactiva.

  • Generación de código QR de urgencias: Estos dispositivos están siendo probados en el entorno médico. El uso de estos códigos puede ayudar a los sanitarios de urgencia cuando tienen una emergencia como por ejemplo un accidente de un motorista. Mediante la consulta del código QR impreso en el casco pueden determinar las posibles lesiones producidas antes de comenzar cualquier revisión.

Estas son las principales aplicaciones que la realidad aumentada ofrece en el campo de la salud, aunque puede ser que me deje alguna por el camino, todas ellas son un avance significativo en la mejora de nuestra salud.

Foto de Dan Leveille @danlev

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí