A medida que más personas se interesan en comenzar a generar ingresos a través de Internet, más son los instrumentos que se popularizan según el perfil de cada nuevo inversionista. Pero hay uno que está causando sensación entre los inversionistas gracias a su alcance y alta rentabilidad: los contratos por diferencia.

Pero, ¿qué son estos instrumentos, cómo funcionan, y cómo podemos aprovecharlos para generar ingresos? Aquí lo respondemos:

¿Cómo funcionan?

Los contratos por diferencia son herramientas de inversión que te permiten generar ingresos sin tener que colocar dinero de manera directa en activos subyacentes, es decir, una inversión de derivados. El dinero se genera a través de la diferencia entre el valor del activo al momento de «abrir» el contrato y al momento de «cerrarlo».

Es una forma de inversión en la que «apostamos» nuestro dinero a los movimientos del mercado, ya sean hacia la baja o el alza. Esto quiere decir que podemos acordar con nuestra contraparte si ganaremos dinero una vez que el precio suba (una posición larga), o si lo haremos cuando el precio caiga (una posición corta).

¿En qué puedo invertir?

Ya que se trata de un producto derivado, es posible invertir en una amplia gama de productos de manera indirecta, incluyendo acciones empresariales, materias primas, commodities e incluso divisas de todo el mundo.

Actualmente incluso es posible invertir en Bitcoin utilizando contratos por diferencia a través de plataformas como Bticoin Protif, que utilizan un bot de inversión para permitirnos generar ingresos pasivos sin necesidad de conocer el mercado, o de tener que buscar continuamente compradores de criptomonedas.

Ventajas y desventajas

Entre las ventajas que podemos encontrar cuando invertimos mediante contratos por diferencia tenemos: un mayor apalancamiento que el que encontraríamos en inversiones tradicionales, están menos regulados para permitir una inversión mucho más libre, es posible invertir desde casi cualquier parte del mundo, tiene un abanico de inversiones de gran amplitud.

Las desventajas incluyen: un riesgo aún mayor de la mano de un mercado con alta volatilidad, el spread de tasas es alto y elimina la rentabilidad de inversiones pequeñas, la menor regulación del mercado implica que determinar cuándo un bróker es de confianza sea un proceso más complejo.

Los CFD no son de ninguna manera un instrumento de inversión sencillo o recomendado para principiantes, sin embargo, sí serían sumamente interesantes para quienes quieren generar grandes ganancias al aceptar los riesgos que estos conllevan.