Hace unos pocos días saltaba en prensa la noticia de que el gremio de quiosqueros se planteaba boicotear el reparto del diario El País. El motivo era casi obvio: Prisa y Amazon acababan de anunciar un acuerdo por el cual Amazon se encargará de hacer llegar a casa de los lectores todos los periódicos impresos del grupo Prisa (El País, As y Cinco Días).

El acuerdo entre Prisa y Amazon

Los términos del acuerdo entre Prisa y Amazon son simples pero definitivos. Amazon enviará los periódicos del grupo directamente a casa de los clientes mediante su servicio Amazon Prime Now (actualmente, en España, este servicio sólo funciona en Madrid y Barcelona).

El suscriptor -de Amazon, no del periódico- recibirá en menos de dos horas el ejemplar solicitado. (O en menos de una hora mediante el abono 5,90 euros).

Esto rompe con la tradicional relación entre periódico y quiosco. Si hasta hace unos años se trataba de una auténtica simbiosis, un WinWin en el que ambas partes salían beneficiadas, con el cambio de modelo tecnológico la brecha se ha ido abriendo. Y hoy la quiebra parece definitiva.

Por mucho que los quiosqueros hagan, el camino no parece tener retorno.

La muerte del Quiosco tradicional

Este acuerdo entre Prisa y Amazon sólo es, en realidad, la puntilla última a un modelo de negocio que ya agonizaba.

El modelo papel se ha visto condenado a muerte (al menos tal y como lo conocemos) desde la llegada de Internet. En el momento en que la prensa comprendió que los consumidores se decantaban por el consumo de información a través de medios digitales y abandonaban el periódico y la revista impresa, la deriva era evidente.

Artículos relacionados:  Startups de restaurantes transforman la forma de comer

Los primeros en lanzarse fueron, obviamente, los pequeños periódicos y revistas de menor tirada. Con menos que perder en el cambio, optaron por tomar la delantera y posicionarse como pioneros.

A continuación han sido los grandes grupos, que han visto cómo sus ventas en el formato papel caían vertiginosamente en muy poco tiempo.

Quizás Prisa y, en concreto, El País hayan sido los que más riesgos han asumido hasta la fecha. Los primeros de los grandes en dar pasos en esta dirección, llegando a acuerdos y fórmulas muy arriesgadas.

Aliarse con Amazon (o asumir el protagonismo de Facebook) es una jugada compleja. Supone de inicio este enfrentamiento abierto con el sector del Quiosco. Y también, presuponer que los mismos que compran la prensa en los quioscos se sumarán a este cambio. ¿Han valorado adeucadamente las cuestiones demográficas asociadas a este modelo? ¿O creen que pueden surgir nuevos lectores atraídos por el modelo Amazon, lectores que de alguna forma regresen al papel? ¿Es sólo una solución temporal, transitoria, hasta que el papel desaparezca definitivamente?

Además, supone una variante al modelo que Internet estaba propiciando:

El Quiosco Digital

Esta era la fórmula que muchas revistas habían encontrado para llegar más fácilmente a los lectores (pore ejemplo, el de ARCE). Aparte de suscripciones directas, la posibilidad de acceder a una plataforma digital en la que el lector adquiera en uno o varios formatos el ejemplar que desea.

Digitalizar el quiosco, sin más, mediante la asociación o cooperación de varios medios. Modelo que abarata costes y facilita la búsqueda y compra al lector, que ya no necesita acceder a las webs individuales de cada uno de los medios para comprar lo que busca.

Artículos relacionados:  El smartscooter de Gogoro ya se empieza enviar a sus primeros compradores

La cuestión es si otros medios y revistas se replantearán la digitalización. Quizás se les abra la puerta para compatibilizar los formatos físico y digital. Descarga directa vía Web o envío físico a través de una logística potenta como Amazon. (U otras que quieran competir en este sector).

Veremos…

Foto by: Elena Cabrera