Los pechos como ‘nuevo’ soporte publicitario
Valora este artículo

El mundo del Marketing y la publicidad continúa ‘evolucionando’ en la búsqueda de nuevos espacios que llamen la atención del cada vez más cansado consumidor (harto de recibir alrededor de 3.000 impactos publicitarios al día).

Al uso de nuevos soportes como Tinder –con su campaña en contra de la explotación sexual– o Whatsapp –herramienta utilizada para promocionar el lanzamiento de la última película de Fast & Furious– se unen: los pechos como soporte publicitario.

Sí, en Rusia han decidido lanzar una nueva empresa cuya seña de identidad es la venta de espacios publicitarios en los pechos de las mujeres.  La startup en cuestión es Tittygram, una compañía que ya ha sido acusada de sexista y cuyo eslogan es toda una declaración de intenciones: Our boobs. Your message (Nuestras tetas. Tu mensaje).

Efectivamente, el modelo de negocio de la empresa es muy sencillo. El anunciante en cuestión envía el contenido que quiere anunciar, una de las modelos de la compañía se lo escribe en los pechos, se hace una foto y lo sube a las redes sociales. El resto es marketing viral, por supuesto.

Como es obvio, el texto del anuncio no puede ser muy largo (el espacio es el que es), y la empresa limita a 35 los caracteres que se pueden introducir en su particular Instagram de los pechos.

A pesar de las críticas, el vídeo subido por Tittygram a Youtube en marzo, en el que explica su modelo de negocio, cuenta ya con más 118.000 visualizaciones. La evolución del número de seguidores en los perfiles de sus redes sociales, sin embargo, va un poco más lenta. Hasta la fecha cuenta con unos 180 Me gusta en Facebook, y unos 400 seguidores en Twitter y 160 en Instagram, cifras que no acaban de demostrar (al menos por ahora) la rentabilidad del negocio (por más que la inserción no supere los 10 dolares).

Artículos relacionados:  Publicidad y SEXO ¡ejemplos muy explícitos! (vídeos)

Para que no suene tan sexista, la empresa se escuda en el lado solidario: un 2% de los ingresos que se recauden con Tittygram irá a parar a una fundación en pro de la investigación del cáncer de mamá. ¿Será por ello que marcas como Burger King ya se han lanzado a probarlo?

Pero aunque es el mercado publicitario ruso es el que tiene el honor de haber lanzado los pechos como soporte publicitario …

¿Es realmente tan novedoso el empleo de los pechos de la mujer como soporte publicitario?

¿Existen realmente tantas diferencias entre la publicidad que basa el contenido visual de su mensaje en el cuerpo femenino con el hecho de utilizar directamente el cuerpo como soporte publicitario?

A fecha de hoy y desde el inicio de los tiempos, el sexismo es algo lamentablemente intrínseco al mundo publicitario. El cuerpo de la mujer se ha empleado (y se emplea) como reclamo publicitario que sirve para anunciar:

  • Perfumes

  • Ladrillos
En Twitter tienen claro que esta campaña es sexista como pocas.

 

 

  • Tecnología
Yo no soy tonto, pero sexista, sí
Yo no soy tonto, pero sexista, sí
  • Comida rápida en la Super Bowl

Analicemos este último anuncio, emitido este mismo año, y que generó debate en los medios norteamericanos el día después del partido por su contenido altamente sexista.

La cadena Carl’s Jr lleva años mostrando una publicidad basada en el teorema: a los hombres les gusta la carne y las mujeres, mostrémoles las carnes de las mujeres (y la hamburguesa, de paso). El anuncio de este año es uno más de la serie de spots acusados de sexistas de esta compañía.

Teniendo en cuenta que hasta el 28’’ del spot no aparece la hamburguesa, y que en todo momento los pechos de la mujer son los protagonistas… ¿es tan diferente este anuncio de Carl’s Jr al de Burger King en Tittygram?

Artículos relacionados:  Facebook Exchange, mejora la segmentación en sus anuncios.

Aunque la respuesta sea que Carl’s Jr también emplea los pechos como soporte publicitario en su mensaje, es evidente que la agencia de publicidad, el anunciante y los consumidores ven con buenos ojos esta estrategia publicitaria, y es que como público nos hemos acostumbrado a convertir el cuerpo de la mujer en el mejor reclamo para vender lo que sea.

Por ello, desde Digital Marketing Trends lanzamos una pregunta. ¿Será Tittygram la gota que colma el vaso en materia de publicidad sexista y la sociedad se sublevará en contra de esta mala praxis? o, por el contrario, ¿se acabarán asentando los pechos como un soporte publicitario más?

Aunque cueste creer que marcas de mayor renombre quieran emplear este soporte publicitario, no resulta muy difícil pensar en que sí haya empresas a las que les pueda atraer este método de inserción publicitario, como discotecas denunciadas por ‘fiestas’ sospechosamente sexistas.

¿Llegaremos a ver este tipo de soporte publicitario en Europa? Tiempo al tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí