¿Para cuándo el 5G?
5 (100%) 1 vote

La mayoría todavía nos estamos acostumbrado a la tecnología 4G y sus ventajas, pero lo cierto es que ya hay quienes están en un nivel superior y hablan del siguiente paso en el mundo de la telefonía móvil: la red 5G. Algún día (no muy lejano) la quinta generación será toda una realidad y el abanico de posibilidades asociadas a ella es tan extenso como prometedor.

Si la tecnología 4G ya destaca por la velocidad de transmisión de datos y por la fluidez con la que funcionan los dispositivos que cuentan con ella, la 5G aspira a ser 100 veces más rápida que nuestra tecnología inalámbrica actual e incluso más veloz que la fibra que tenemos en los hogares con una conexión física. De momento, aun no existe una red 5G oficial, es decir, no se ha establecido un estándar universal en el que las marcas se hayan puesto de acuerdo sobre qué es el 5G o qué mínimos debe cumplir una red para considerarse tal. Pero sí se sabe que los cambios que va a traer van a ser muchos y muy necesarios en el futuro.

¿Qué podremos hacer con la red 5G?

Lo cierto es que, más allá de aumentar la velocidad de la conexión, esta tecnología va a mejorar también otros parámetros  de la conexión como la latencia y las bandas de frecuencia lo que, dicho de otra manera, va a ser clave para impulsar el Internet de las Cosas. La principal ventaja de la red 5G es que operará en una variedad de espectros mayor que el 4G, de manera que se podrán conectar muchos más dispositivos en una misma zona sin sufrir interferencias. Además, los aparatos conectados tendrán una capacidad de respuesta más rápida.

En la práctica las redes 5G permitirán, por ejemplo, hacer streaming de contenidos directamente en tu dispositivo de realidad virtual, o coordinar autos autónomos, ya sean vehículos que se comuniquen con una central de control o en una intersección del camino para comunicarse entre ellos. También se podrá impulsar la telemedicina y los doctores podrán usar robots para operar a miles de kilómetros de distancia. O podremos descargar de inmediato páginas webs  y hacer de las videollamadas, nítidas y con mayor resolución, nuestro método de comunicación más rápido y utilizado.

Si hablamos de fechas, los expertos manejan el 2020 como año clave porque será entonces  cuando empezaremos a ver la red 5G en funcionamiento. El siguiente paso será su extensión gradual hasta convertirse en la tecnología habitual. Algunas operadoras ya están trabajando para poder ofrecerla cuanto antes, pero hasta que llegue ese momento la mejor opción es contratar la red 4G LTE. La operadora T-Mobile es una de las que ofrece mayor velocidad y cobertura en la conexión, además de variedad de modelos de celulares compatibles con ella.

Los expertos estiman que actualmente hay 7.000 millones de dispositivos conectados a Internet, una cifra que podría aumentar hasta los 20.000 millones cuando el Internet de las Cosas se haya implantado por completo. Lo que están haciendo los fabricantes al desarrollar la red 5G es prepararnos para esto, para que se cree una súper red que soporte muchos más dispositivos. Es decir, el 5G es algo más que la evolución del 4G. Es la clave para que en el futuro tengamos más y mejor Internet.