La omnicanalidad cada día más cerca gracias a las aplicaciones móviles corporativas
Valora este artículo

El mundo cambia rápidamente de acuerdo a las nuevas tecnologías y una empresa que no sabe implementarlas está abocada al fracaso porque el resto tomará esa ventaja.

Algo que ha transformado por completo el sector de la industria es el poder estar en contacto, de una forma más directa y a través de diferentes canales, con los clientes. El hecho de que a éstos se les facilite la vida y se les de más opciones para llegar hasta la empresa en cuestión, es una manera de diferenciarse y ganar adeptos. Como ya sabemos, muy pocas personas se desprenden de sus teléfonos móviles, algo que está en auge es contar con una aplicación móvil propia para la empresa. De acuerdo a un informe bianual elaborado por Mobilelron cerca del 80% de las empresas utiliza ahora diez o más aplicaciones móviles para compañías. Y la ventaja es que todas ellas pueden crear apps Android y iPhone de forma gratuita y vía online, sin necesidad de tener conocimientos de programación.

¿Qué ventajas presenta el tener una aplicación móvil para una empresa?

  1. Aumento y fidelización de los clientes. Esto es algo que, más o menos, ya se ha comentado. El que los clientes (o futuros clientes) tengan más formas de poder llegar hasta la empresa siempre es una ventaja. La idea es facilitarles esa interacción todo lo posible, que se sientan escuchados y que se les ofrezca algo extra con lo que no cuentan desde la competencia. Esto hará que siempre estén ahí.
  2. Incremento de la productividad. Las apps también representan una ventaja para el funcionamiento interno de la misma empresa ya que muchas de ellas facilitan el día a día en la compañía a través de sistemas que se encargan de diferentes tareas, como pueden ser las ventas, la logística o el stock. De la misma manera se pueden ver disminuidos los costes en la producción, al poder dinamizar estos procesos o por poder solucionar problemas que ocurran de una manera más efectiva y sencilla.
  3. Son herramientas económicas. Como ya dijimos existe la posibilidad de contar con apps propias incluso de forma gratuita y aunque se delegue todo el trabajo a profesionales lo cierto es que resultan ser muy económicas por lo que cualquier empresa (también las pequeñas y medianas) tienen acceso a ellas.
  4. Favorecen el trabajo en equipo. Simplemente por el hecho de que algunas apps facilitan la comunicación de todos los trabajadores entre sí y esto puede revertir en que se trabaje de una manera conjunta y, por tanto, que se sea más productivo.
  5. Flexibilidad. La mayor parte de estas aplicaciones se pueden configurar en un corto espacio de tiempo y se pueden adaptar todo lo que se deseen de acuerdo a la empresa que las requiera.
  6. Ahorro de tiempo y de dinero. Incluso cuando un trabajador no está en la oficina puede seguir desarrollando parte de su labor o saber qué se requiere en ese preciso instante.
  7. Pequeña inversión, grandes ganancias. El tiempo y el dinero que se pueden requerir para desarrollar una app propia es insignificante en comparación a todas las ventajas que puede llegar a ofrecer.