Dos ex ingenieros de Google, Dave Ferguson y Jiajun Zhu, han fundado una nueva empresa llamada Nuro, que pretende reinventar el concepto del coche sin conductor, aunque ciertamente el vehículo sin conductor aún no existe. Pero el segmento al que apunta la compañía no es la industria de taxis o el transporte por carretera, sino la producción de autos sin conductor para servicios de entrega.

En la actualidad, la compañía ya ha fabricado su prototipo R1 que se mira como si fuese un pequeño coche que controlas con mando a distancia. Lo cierto es que los vehículos sin conductor de Nuro están siendo desarrollados específicamente para cumplir con la función de conductores de entrega. Si la idea de Nuro se concreta, podría hacer que los repartidores de pizza y los mensajeros sean cosa del pasado, todo claro, en un esfuerzo por reducir la congestión vehicular y la cantidad de personas en la carretera, lo que a su vez podría disminuir el número de accidentes de tráfico.

Tomando en cuenta servicios como Seamless o Amazon Same-Day-Delivery, que se incrementan en base a la demanda, esto significaría que la cantidad de correos necesarios para atender estas demandas, posiblemente se incrementarán también. Y sin duda puede ser una mina de oro en potencia.

Un estudio de la firma de mercadotecnia McKinsey reveló que el mercado de servicios de última milla fue valorado en más de 86 billones de dólares, con grandes tasas de crecimiento interanual. Y de hecho, el potencial es tan atractivo, que Amazon no solo trabaja con drones, recientemente el minorista presento una patente para un “vehículo terrestre autónomo”, confirmando con ello que los rumores sobre los robots auto-dirigidos eran ciertos.

Artículos relacionados:  Waymo se enfocará en la experiencia de los usuarios

Según lo expresado por Dave Ferguson, el comercio local es la primera aplicación que se tiene como objetivo para los vehículos sin conductor Nuro. Este coche sería capaz de transportar mercancías entre empresas, hogares y vecindarios.

En particular la empresa esta interesada en el transporte de última milla ya que este elemento representa entre el 30 al 50% del costo total de la logística del transporte de mercancías. Al solucionar este problema, los ingenieros se dieron cuenta que podían crear un vehículo adaptado exclusivamente al transporte de mercancías y de esa manera reducir todos los costos.

Además, un vehículo sin conductor con estas características podría fabricarse más rápido, ser más eficiente y más seguro en comparación con el transporte de pasajeros convencional. De hecho y gracias a su interior flexible, Nuro es un vehículo que se puede personalizar y configurar para el propósito de la entrega.