Lo que todas las empresas tienen en común, con independencia de a qué se dediquen y qué tipo de bien o servicio puedan ofrecer, es que tienen como objetivo el conseguir la mayor cantidad de ventas posibles. Con el hecho de que la competencia ha ido aumentando a pasos agigantados en los últimos años, el buscar soluciones que hagan que los posibles clientes se fijen en uno y no en la empresa opuesta es todo un arte que se ha venido a denominar como marketing. Como tal, hay unas cuantas estrategias que se pueden llevar a cabo. En esta ocasión, queremos acercar al lector el mupi publicitario que, aunque estamos seguros de que ya lo habrá visto en más de una ocasión, seguramente no lo acabe de identificar por ese nombre. Así pues, empecemos por el principio…

¿Qué es el mupi publicitario?

Cuando hablamos de un mupi publicitario nos estamos refiriendo a mobiliario urbano pensado para presentar información en la misma calle. Hay que hacer un inciso aquí y es que los mupis publicitarios no son marquesinas, aunque es cierto que pueden tener un objetivo común, los mupis publicitarios van un paso más allá porque a través de él lo que se ven son imágenes o vídeos en la más alta resolución. Es decir, que el impacto en las personas que pasen cerca de él está asegurado y será muy complicado que no se acabe por transmitir el mensaje. Otra de sus grandes ventajas es que se pueden gestionar de forma centralizada, con lo que los costes de mantenimiento serán menores que con los convencionales basados en cartelería que, como es obvio, resiste peor a las inclemencias meteorológicas y, además, requiere de personal para los cambios oportunos.

Artículos relacionados:  El sampling digital: cómo recibir opinión y notoriedad

Características de los letreros luminosos programables

  • Tamaño adecuado. Se podría pensar que estos tótems digitales luminosos se pueden asemejar a las pantallas gigantes iluminadas, pero no es del todo así porque hay determinadas zonas donde una pantalla con semejantes dimensiones no tiene sentido alguno o, sencillamente, es inviable. La ventaja de estos letreros luminosos es que se pueden personalizar tanto como el cliente desee y contar así con el tamaño exacto para atraer a la clientela, sin importar del espacio con el que se cuente.

 

  • Cercanía con el cliente. Este tipo de publicidad trabaja las 24 horas del día y los 365 días del año, si es lo que se busca. Será el responsable encargado de ellos en la empresa que los tenga el que decida qué mensajes quiere lanzar y cuándo pero, de cara a los clientes, su visualización está asegurada por lo que se puede garantizar que es una publicidad que recibirá, sí o sí, el público, lo que llevará a despertar el interés y, por supuesto, a aumentar la posibilidad de generar más ventas.

 

  • Alta resolución. Hay que tener presente que este tipo de publicidad, al estar muy cerca de quien lo va a visualizar, requieren de una resolución muy alta. Tan sólo si se opta por marcas de confianza, como puede ser el caso de Visual Led, se podrá estar seguros de que, por el mejor precio, se obtienen los mejores resultados.

 

  • Programación sencilla. Obviamente, como este tipo de tótems tienen formato vertical, lo que en ellos se proyecte deberá mantener esta característica. Hoy en día existen muchas herramientas gratuitas para poder adaptar al máximo los vídeos y las imágenes con las que una empresa cuente y, como ya se mencionó, al estar todo centralizado su programación resultará sencilla y mucho más económica. Eso sí, lo que no hay que perder de vista es a qué publico hay que dirigirse y, sobretodo, en qué franjas del día se querrá hacer llegar ese mensaje para conseguir que el impacto del anuncio sea el mayor posible.
Artículos relacionados:  Los 5 mejores programas para editar vídeos ¡Nuestro experto los analiza!

 

  • Fácil de instalar. Por si fuera poco los mupis para exterior resultan de lo más fáciles de montar. Como se trata de un elemento muy compacto no hace falta cimentar antes la zona en la que vaya a ir instalado para que quede sujeto al suelo. En realidad, bastará con contar con la propia base con la que ya cuenta para asegurar una sujeción de lo más firme. Además, si por el motivo que sea, el mupi ha de ser trasladado a otro lugar se pueden poner unas sencillas ruedas para que el desplazamiento sea de lo más cómodo.

Los mupis publicitarios se pueden adaptar a cualquier empresa porque se trata de productos muy polivalentes. Incluso se puede hacer uso de ellos para momentos puntuales, como puede ser una convención, congreso o feria. No habrá nada mejor para diferenciarse de la competencia. Lo que se consigue con un elemento tan sencillo es potenciar la marca, quedar en la memoria de posibles clientes y lanzar, de una manera más precisa, ofertas y promociones. A través de Internet se puede pedir presupuesto sin compromiso, tan sólo habrá que especificar el tamaño de mupi que se desea.