A la hora de elegir la mejor pantalla, los interminables datos técnicos y mejoras constantes hacen casi imposible comparar televisores actuales. Por eso, esta pequeña guía para seguir los criterios más básicos ayudarán a más de uno a llevarse la mejor opción a casa sin necesidad de ser un completo entendido en tecnología.

1- El primer criterio para hacer una criba importante entre tanta oferta de televisores es el precio. Establecer un presupuesto máximo ahorrará mucho tiempo viendo estupendos aparatos que, siendo realistas, no van a comprarse como última decisión final.

2- Una vez puesto este listón, una de las características técnicas más importante hoy en día es la conexión a Internet del televisor, es decir, si es una Smart TV o no. Aquí, lo más habitual ya desde 2017 es que casi todos lo sean. Pero el destino de su uso será el que mejor determine si se necesita o no que tenga Smart TV. La principal recomendación es que si lo tenga, porque seguro que en algún momento puede venir muy bien para conectar Netflix o Youtube.

3- La resolución es uno de los grandes dilemas. Se quieren imágenes espectaculares, pero a veces ni siquiera se aprovechan. Si la pulgada del televisor es menor de 40 pulgadas y no se va a usar para reproducir excesivo contenido de servicios, como Netflix, o no va a estar conectado a un Blu-ray, con una pantalla Full HD es más que suficiente. A partir de las 40 pulgadas, sí se aprecian los detalles del 4K, pero si no se tienen esos contenidos en algún formato (digital o físico) tampoco va a ser de utilidad.

Artículos relacionados:  Netflix modifica si sistema de valoración y elimina las estrellas

4- La tecnología del panel sí es un factor determinante porque implica más o menos calidad y, por tanto, mejor visionado y una vida útil más larga. La tecnología LED es la que mejor resultado da en cuanto a colores, balances de blancos y profundidades de negros. Da igual las siglas que precedan a la palabra LED, porque cada fabricante querrá destacar sus pantallas. En el fondo, la tecnología será LED y la diferencia estará en el resto de componentes y en el precio.

5- El HDR o High Dynamic Range es una de las principales características técnicas que aparecen en una ficha de producto, sin embargo, pocas veces explican qué significa. Un televisor que ofrece imágenes de alto rango dinámico será capaz de mostrar mejor las diferencias entre las zonas más claras y las más oscuras de una imagen. A mayor rango dinámico, más similar será la imagen a lo que percibe el ojo humano.

6- El sonido de los televisores siempre se ha subestimado, gracias, en parte, al negocio de los Home Cinema, sistemas de altavoces y barras de sonido. ¿Son realmente necesarios? Si un televisor cuenta con un sistema de altavoces incorporado Dolby, lo más probable es que no se necesite nada más para escuchar a flor de piel la serie. Si se es un fan incondicional de los cinco sentidos al ver una película de miedo, en ese caso, el sonido no será un factor demasiado importante al comparar televisores porque seguro que habrá dispositivos adicionales en el hogar.

Lo importante siempre es tener claro el uso que se le va a dar, ya que no es lo mismo un televisor para el cuarto de los niños que la pantalla principal en la que jugar a videojuegos en 1080p. Todo está en función de los gustos de cada casa.

Artículos relacionados:  Por qué comprar el nuevo LG V30