España sigue siendo el segundo país con más paro de la Unión Europea con un 15,9%, solo por detrás de Grecia. Este hecho provoca que sea una de las primeras preocupaciones para los españoles, según señala el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Además, el gran número de desempleados genera una competencia feroz a la hora de buscar trabajo, haciendo que cada vez sea más importante la presentación de un curriculum básico y sencillo para superar ese primer filtro antes de ser llamado para una entrevista.

Gran parte de la población española tiene la creencia de que no necesita un buen currículum para encontrar trabajo. A pesar de ello, la realidad que se encuentran todas las personas a la hora de buscar empleo es la competencia en cualquier tipo de puesto solicitado. Ante esta situación, cada vez es más importante prestar atención a los pequeños detalles, gracias a los cuales se puede lograr esa diferenciación necesaria para captar la atención y el interés. Estos aspectos son imprescindibles para que nuestro currículum no termine en la basura y sea uno de los elegidos para optar al puesto de trabajo deseado.

Una tipografía y un tamaño adecuado

La presentación de nuestro currículum es uno de los aspectos más importantes para causar buena impresión en la búsqueda de empleo. La tipografía es una de las reglas para tener en cuenta, debido a que la fuente influye en la percepción que tienen las empresas de lo que queremos transmitir con nuestro mensaje. La Helvética es uno de los tipos de letras más adecuados para la redacción, especialmente por su sencillez y por dar un aspecto de profesionalidad que puede ser definitivo. Además, se debe buscar un tamaño ideal que sea perfectamente legible como la Helvética 11. En cualquier caso, es muy importante imprimirlo antes de entregarlo o enviarlo a la empresa, ya que de esta forma nos aseguraremos de que sea fácil y agradable de leer.

Artículos relacionados:  Habilidades de oro de un director de proyectos de marketing online

Una buena redacción

Estudios recientes han señalado que el 40% de los currículums actuales presentan faltas de ortografía. Un detalle que para muchos españoles carece de importancia, pero que demuestra una evidente falta de interés y de atención que es una de las principales causas de rechazo por parte de los reclutadores. Para evitar este tipo de casos basta con utilizar un procesador de texto con corrector, aunque es importante tener cuidado ante los posibles fallos que se cometen y que posteriormente no son corregidos. Además, antes de presentar el currículum es recomendable realizar varias lecturas del documento.

Una fotografía apropiada

En España es habitual incluir una fotografía que acompañe al currículum. Un CV sin imagen muestra una cierta falta de interés por parte del candidato. Por este motivo, un gesto sencillo como incorporar una fotografía puede marcar diferencias en la selección entre tanta competencia. Además, lo visual siempre es más fácil de recordar que un nombre o unos apellidos.

Hay algunos aspectos imprescindibles a la hora de seleccionar una fotografía adecuada. La imagen debe situarse en la esquina superior izquierda o derecha del currículum, y es recomendable que tenga un tamaño carnet. El candidato tiene que mostrarse de cara a la cámara con gesto amable y una leve sonrisa. Finalmente, es recomendable que sea una fotografía profesional donde solo se muestre el rostro.