¿Qué es la publicidad programática?
5 (100%) 1 vote

La publicidad programática para dummies

Hoy queremos explicar un concepto que cada vez más está en boca de todos, y se suele usar con frecuencia en los principales mentideros y foros sobre marketing digital: La publicidad programática.

La gran pregunta que se guro que te estás haciendo es ¿Qués la publicidad programática?

En pocas palabras, es ese tipo de publicidad online que permite a los anunciantes personalizar sus campañas al extremo, para llegar exactamente al tipo de consumidor que está buscando.

Puedes leer 3 aspectos clave de Publicidad Programática en este artículo anterior: 3 aspectos clave de la publicidad programática.

Obviamente, a todos nos viene a la cabeza el gran dueño del panorama online Google, que con sus herramientas de anuncios Google Adwords permite llegar con gran exactitud al tipo de cliente que estás buscando.

Este tipo de publicidad, por tanto, va de la mano del llamado Big Data, que no es más que un análisis estructurado que trata de buscar patrones de comportamiento entre una ingente cantidad de datos, obtenidos por ejemplo, de los datos de usabilidad de cookies de cada consumidor final.

Puedes saber más curiosidades sobre el Big Data en otro artículo anterior: ¿Qué significa Big Data?

De esta forma, con la Publicidad programática, puede decidir mostrar mi anuncio a una persona que viva en Murcia, que tenga 30 años, sea consumidor habitual de tal marca de ropa, suela visitar tal tipo de empresas online, o incluso haya visitado mi propia página web en los últimos 30 días.

Artículos relacionados:  3 aspectos clave que debes conocer sobre la publicidad programática

Por supuesto, la publicidad programática también permite a los anunciantes mostrar sus anuncios a unas horas determinadas del día, por ejemplo, de madrugada, si mi tipo de consumidor son personas que navegan por Internet a altas horas de la noche, en su lucha incansable por encontrar no solo información, sino también el sueño.

Desde luego, este tipo de publicidad permite al anunciante pagar cada por cada clic, de forma mucho más productiva.

Otro ejemplo de este tipo de publicidad, son las campañas que podemos hacer en Facebook, con las que podemos segmentar en función del estado civil, ciudad o preferencias y gustos del consumidor potencial.

Por otro lado, el consumidor se va a encontrar con publicidad que le sea más interesante y de utilidad mientras navegue leyendo sus blogs favoritos, entre a sus redes sociales o se descargue una aplicación para su smartphone.

Lejos queda la publicidad tradicional, en la que el anunciante lanzaba una campaña publicitaria y esperaba cruzado de brazos y con alguna que otra mirada furtiva al cielo, que su anuncio alcanzase a la persona adecuada, al tipo de comprador que andaba buscando en campañas de televisión, radio, prensa o en anuncios de carretera impresos sobre vayas publicitarias escondidas en carreteras secundarias.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta