Jordi Hernández es “Director de Marketing Digital – División de Formación de Grupo Planeta y creador de jordihernandez.es”. Desarrolla sus destrezas día a día y adquiere nuevos retos que le hacen crecer como profesional. Podéis saber más de él a través de Twitter, LinkedIn, Google+ 

La figura del Digital Manager es, según el último informe de Deusto Business School e INESDI de este mismo año, la segunda más demandada del sector digital después del Community Manager.

La vertiginosa velocidad con las que el mercado cambia las reglas del juego ha obligado a muchas empresas a plantearse un cambio no solo en las estrategias funcionales sino también en las organizativas, añadiendo capital humano dinámico y flexible para hacer frente a los retos del presente y el futuro.

Un profesor que no deja de aprender

El Responsable Digital de la organización debe ser, ante todo, un profesional con una capacidad innata para absorber contenido y facilitar su difusión. Debe ser un alumno empedernido y un profesor paciente. Debe estar presente en las tareas más operativas que requieren una optimización continua pero también en los proyectos más exigentes y prometedores que requieren, a partes iguales, una visión estratégica y otra técnica.

Y es que las empresas han entendido que entre sus prioridades debe estar la de facilitar el acceso a la información hacia fuera pero también hacia dentro de sus propios muros. De la facilidad con la que perfiles técnicos y directivos sean capaces de entenderse puede derivar el éxito (y la perdurabilidad) de un negocio o canal de distribución.

A los retos futuros de la web física, el marketing de los wearables o el SEO semántico se suman otros mucho más cercanos ya como el mobile marketing, la analítica digital, el big data o el e-commerce; cada uno de ellos con características propias que les confieren oportunidades únicas para las empresas.

Artículos relacionados:  Los 3 peores errores en marketing móvil que cometen las marcas

Entre las principales tareas que podríamos destacar de este perfil, encontraríamos las siguientes:

Mantener la empresa en la vanguardia de la revolución digital

Como si de un broker de bolsa se tratara, el Digital Manager debe ser un cazador de oportunidades en el mercado online.

En un mercado de fácil acceso y alta competencia como es el digital, aquél que sabe adaptar su estrategia de inversión, de comunicación o de costes de forma más eficiente, es el que más opciones tiene de lograr un posicionamiento preferente en un mercado o sector determinado, lo cual genera una barrera de entrada para competidores menos reactivos.

Como en el famoso libro “¿Quién se ha llevado mi queso?” de Spencer Johnson, tenemos que ser aquel ratón que lidera la gestión del cambio de la compañía incluso antes de que esta dé señales de adolecimiento; solo de esta manera se logrará consolidar una posición dominante y seremos menos débiles, por ejemplo, ante las acometidas de los big players del sector (como Google). En este aspecto, aún están presentes en la mente del consumidor casos flagrantes como el de Microsoft, Nokia o Skype, que han visto impotentemente como su pastel se hacía cada vez más pequeño sin cambiar su estrategia.

Identificar las métricas que de verdad importan

Un profesional del sector sabe que si algo sobra en este mundo, son las métricas, las KPI y los ratios que ponen en común a las primeras con las segundas.

Que el mundo digital vive del número es algo tan innegable que nadie lo pone en duda, por lo tanto el ejercicio de un buen Responsable Digital debe ir dirigido a hacer este tratamiento de los datos lo más eficiente posible.

Artículos relacionados:  Bloggers insaciables y usuarios imbéciles

Para ello, deberá valerse de criterios que están a medio camino entre las necesidades de negocio, de los clientes y de los departamentos de desarrollo, generando dashboards de seguimiento precisos y que vayan a lo que realmente importa medir, analizar y valorar para una organización en el terreno online.

Un trabajador que piensa como un cliente

El eje principal del Digital Manager del presente y del futuro estará marcado por su visión user-centric. Priorizando siempre la experiencia de usuario y el enfoque a su satisfacción en la toma de decisiones con respecto al producto o servicio proporcionado por la empresa así como de todos los extras que vienen con él, como por ejemplo el servicio de atención post venta o los programas de fidelización.

Uno de los motores de este cambio de perspectiva es el foco en la importancia del contenido único, relevante y de calidad para posicionar la marca, educar al consumidor y acceder a él en fases muy tempranas de su proceso de decisión de compra.

Es necesario que el responsable del área digital sea, ante todo, un generador de confianza para su equipo, al cual deberá transmitir la importancia de pensar de “humano a humano” (como acuñó Bryan Kramer en socialmediatoday.com), abandonando el viejo paradigma de B2C en el que la empresa se erigía como un ente inaccesible, cerrado y unidireccional en sus comunicaciones.

Una profesión de futuro para profesionales del futuro

Los datos no engañan y las perspectivas económicas tampoco. Los Digital Manager ya son la segunda profesión más demandada y esto no ha hecho más que empezar. Se buscan profesionales apasionados con el sector digital, con capacidad para aprender y enseñar a partes iguales; preparados para afrontar las embestidas del cambio, enfocados en identificar y analizar las métricas más relevantes y con un enfoque al usuario por encima de todo. ¿Estáis preparados para la nueva revolución digital?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí