Si utilizas el email marketing en tus campañas de marketing digital (y si no lo haces, ya deberías estar empezando), te habrás hecho la pregunta que todos nos hacemos cada día: “¿existe la base de datos de email perfecta?”. Es decir, una base de datos a la que podamos acceder para enviarle nuestras promociones, o información de productos / servicios, y que nos dé una buena efectividad.

Para empezar, ¿qué requisitos debe cumplir esa base de datos para que sea eficaz?

  • Que coincida con el target de mi empresa.
  • Que esté actualizada.
  • Que tenga el permiso de los usuarios para recibir mis emails. (ojo a las compras de bases de datos que nos podemos meter en un lío).
  • Que se pueda segmentar.
  • Que no esté muy saturada de mensajes.

Podríamos pedirle más características. Pero en España, actualmente, ya es bastante difícil encontrar en el mercado una base de datos que cumpla esos requisitos. ¿O no? Pues el caso es que sí existe, y lo mejor de todo es que es la más barata del mercado. Eso sí, nos va a requerir mucho más trabajo y dedicación. A cambio, los resultados que obtendremos con ella serán muy superiores a los que cualquier otra base de datos nos pueda ofrecer.

No es ninguna revelación, ya que viene en el título del post: la mejor base de datos que puedas encontrar es la tuya propia. Algo que parece demasiado obvio, se nos escapa muchas veces. Prestar un poco de atención a nuestra base de datos nos hará multiplicar los resultados en nuestras campañas.

 

¿Qué puedo hacer para sacar el máximo partido a mi base de datos?

El sueño de todo marketer es tener que empezar a crear una base de datos desde cero, ya que “heredar” una base de datos que no ha sido bien cuidada te puede dar más de un dolor de cabeza. Pero tanto si ya la tienes como si vas a empezar a ponerla en marcha, hay varios aspectos que debes tener en cuenta:

  • Asegurarte que todos los contactos te han dado permiso para enviarles campañas de email marketing. Es preferible enviar un email de menos que enviárselo a alguien que no te ha dado permiso. En primer lugar porque va contra la LSSI; y en segundo lugar, porque alguien que no ha aceptado recibir tus emails difícilmente estará interesado en lo que le vas a ofrecer, y te perjudicará en tus métricas. Un público que está exento de esta norma son tus clientes. Es decir, sí estamos autorizados a enviar publicidad por email a alguien que ya ha comprado nuestros productos.
  • Otro punto clave es preguntarnos qué información necesitamos de cada contacto para poder segmentar y, más importante, medir la efectividad de los emails. Un ejemplo: si tenemos en la información del contacto el canal por el cual hemos conseguido su contacto, podremos saber qué canales nos traen los contactos más receptivos a los emails y por tanto, tienen más posibilidades de comprar. Tener esta información nos ayudará a optimizar nuestras campañas de captación de leads.
  • Mantener la “pureza” de la base de datos. En ocasiones la base de datos es manipulada por varios equipos. Esto sucede en empresas con un equipo comercial que gestiona las oportunidades de negocio. Es tarea de todos, en este caso, asegurarse que no entra un contacto que no cumpla con los requisitos que necesitemos. Muy importante también es ofrecer un medio para darse de baja claro y sencillo. No hay que tener miedo a las bajas (salvo que la tasa empiece a crecer por encima de la media, entonces es que estamos haciendo algo mal). Hay que abrir la puerta para que salga quien quiera, siempre que la abramos más para que sigan entrando.
  • Segmentar, segmentar, segmentar. Este punto merece un post aparte, pero resumiendo, el consejo es que a la hora de enviar emails, seamos conscientes de qué información tiene el contacto de nosotros, y ser capaces de anticipar, en la medida de lo posible, qué información quiere recibir. Dependiendo del sector de actividad de tu empresa, el balance entre información y promoción debe manejarse con inteligencia. No es lo mismo una web de venta de entradas que una empresa de servicios de consultoría. La primera enviará ofertas personalizadas, y la segunda, contenidos atractivos para potenciales clientes.

 

En definitiva, encontrar bases de datos externas de calidad es importante. Pero éstas no son más que un medio para captar contactos para nuestra base de datos propia, la cual, bien cuidada y bien gestionada, será un tesoro en cuanto a conversión.

 

2 Comentarios

  1. ¡Muy buen artículo! La base de datos es uno de los elementos más importantes del email marketing, ya que condiciona los resultados que vamos a obtener.

    Sin embargo, las bases de datos no deberían comprarse, lo mejor es que las empresas construyan ellas mismas sus contactos. Como se comenta en el artículo, este proceso lleva su tiempo y esfuerzo, pero es el más barato y eficaz. Si los destinatarios de tu newsletter son personas que dieron su consentimiento para recibir información sobre tu empresa y productos, la posibilidad de que se den de baja será menor que si se hacen la pregunta de cómo has conseguido su correo.

    Para limpiar tu base de datos, puedes utilizar la aplicación Mailify, que te analiza y corrige los contactos con errores en sus correos electrónicos; como por ejemplo «gmai» en vez de «gmail».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí