Chrome, ese navegador de Google que llegó sin hacer demasiado ruido al mundo allá por 2008, se ha convertido en el navegador por excelencia de nuestros días. Cerca del 60% de cuota de mercado español es suya y eso se debe a varios factores, entre ellos el factor de personalización por medio de extensiones. Y es que el software de Google es el que más extensiones genera, muy por delante de Firefox.

Extensiones en forma de mini aplicaciones que van desde AdBlocks, destinada a evitar popups en nuestros navegadores, hasta extensiones destinadas a ejercer de soporte para software de desarrolladores como Adobe o Microsoft. Pero no todas ellas tienen por qué tener una finalidad útil y lógica. Muchas de ellas pueden llegar a ser simple entretenimiento y otras simplemente… absurdas. Estas son las extensiones más peculiares de Google Chrome:

  • Facebook Rehab: este plugin está destinado concretamente a aquellas personas que consideren estar enganchadas a Facebook (probablemente el 90% de la población) y quieran bloquear su acceso al imperio Zuckerberg desde Chrome. Evidentemente, también hace falta un poco de predisposición por parte del usuario, ya que es una extensión fácilmente desactivable. Por otro lado, si tu afición tiene que ver con otras redes sociales como Twitter o Google+, tu salvación puede ser Social Rehab, con características similares.
  • 1UP for Google+: Otra de las extensiones más peculiares que podemos encontrar, hará las delicias de los aficionados a los videojuegos. Se trata de un simple cambio de diseño que cambia el icono “+1”, tan personal de Google+ por un champiñón verde que simboliza el ganar una vida en la clásica saga de Nintendo, Super Mario Bros.
  • Clippy Reborn: Muchos recordaran al simpático Clippy, el asistente animado con forma de clip que nos regaló Microsoft en las primeras versiones de Office. Odiado por muchos y amado por algunos menos, con esta extensión podremos volver a verle e interaccionar con él por medio de hashtags en Twitter. Recomendado para nostálgicos ofimáticos.
  • Kick Ass: ¿Nunca has tenido ganas de destrozar (figuradamente) un website? Este jueguecito te da la oportunidad de defender tu navegador de los asteroides que van cayendo. Eso sí, el daño colateral es el website en el que te encuentres. Ideal para pasar un buen rato destruyendo los perfiles de Facebook de tu exnovio/a, de tu suegra o incluso destruir tu web de empresa para fastidiar ilusoriamente a tu jefe.
  • The Annoying Extension: Otra de las extensiones más peculiares que podemos encontrar. Su único objetivo es el de fastidiar al usuario. Una vez activada, comenzarán a aparecer mensajes absurdos de error combinados con captchas imposibles. Para un usuario habitual como nosotros puede no resultar un gran inconveniente solventarlo, pero si ponemos a un usuario poco hábil al frente, resultará divertido ver como la extensión le saca de quicio.

Estos son 5 ejemplos de las extensiones más peculiares que podemos encontrar en Google Chrome. Vosotros por vuestra parte, ¿os habéis topado con alguna extensión que os haya impactado por su extraña o nula utilidad? Seguro que hay cientos más.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí