La estrategia SEO para empresas se determina según el tipo de empresa a la que se enfoca 

Las estrategias SEO – posicionamiento en buscadores – son unas herramientas clave para las empresas a la hora de vender tanto sus productos como sus servicios.

Para obtener éxito en una campaña SEO es imprescindible conocer la naturaleza de la empresa que se quiere posicionar: Existen diferencias importantes en una estrategia SEO para:


Empresas B2B
: aquellas que venden productos/servicios a otras empresas

Empresas B2C dirigidas a un consumidor final.

Diferentes objetivos: distintos tipos de términos de Búsqueda

Mientras que el objetivo final de ambas, tanto B2C como B2B es realizar una venta, el objetivo SEO B2B no podría ser más diferente del B2C:

El objetivo SEO en un entorno B2C es, por lo general, generar una venta en línea en una sola visita.

En el mejor de los casos, un usuario encuentra un sitio bien posicionado en los resultados de la búsqueda realizada y navega hacia la cesta de la compra y el proceso de pago.

Esto, sin embargo, es poco realista para la mayoría de los vendedores de empresa a empresa, cuyos productos y servicios en general, no son adquiridos en un entorno de comercio electrónico.

El objetivo de la optimización de motores de búsqueda para la mayoría de los B2B no es una venta inmediata, sino más bien incorporarse en una lista de proveedores destacados de la cual se seleccionará el proveedor final.

La Conversión en el ámbito B2B no suele ser inmediata; ni tampoco tiene que producirse en línea. En B2B, la optimización para los resultados en motores de búsqueda, conseguir que te encuentren, no es más que el principio.

En la elección de las palabras clave en empresas B2B los términos deben de ser más específicos, más técnicos y debemos de conocer muy bien la complejidad del sector en cuestión.

Igualmente, a menudo, en B2B los términos de búsqueda pueden centrarse en una necesidad o problema, en lugar de en un producto.

Diferente duración del proceso de compra: varios ciclos de búsqueda

El ciclo de compra B2B es, a menudo, mucho más largo que el proceso de compra de B2C. Por lo tanto, se requiere mucho más cuidado y atención.

Los clientes de una empresa B2C tienden a satisfacer necesidades inmediatas, mientras que las decisiones B2B están destinadas a completar objetivos a largo plazo.

En muchas ocasiones las relaciones comerciales entre empresas B2B se realizan con solución de continuidad, es decir como búsqueda de un proveedor de confianza, y la principal motivación en las decisiones de compra del usuario B2B es el riesgo, o, dicho de otra manera, el miedo a tomar la decisión equivocada. Por lo tanto, uno de los objetivos clave de los usuarios B2B después de hacer clic a través de su sitio, es evaluar tanto a la empresa como lo que ofrece.

Las compras B2B se someten a un escrutinio mucho mayor a lo largo de todas las fases del ciclo de compra, y en distintas fases, la misma persona podrá realizar búsquedas múltiples, cada una con un propósito diferente.

En la primera fase (investigación), el comprador está buscando alternativas, ver quién puede cubrir la necesidad. Durante esta fase se pueden utilizar términos de búsqueda genéricos relacionados con los productos o servicios solicitados con el fin de formar una «lista corta» de proveedores potenciales.

Posteriormente, en la etapa de evaluación del ciclo de compra, el enfoque de que el comprador se aparta de la investigación de posibles proveedores para la investigación de temas específicos relacionados con el producto o servicio, como el rendimiento, la eficiencia, el mantenimiento, el soporte, etc.

En cada una de las fases mencionadas, las palabras clave para empresas B2B deben acompañar las etapas del ciclo de compra: en una campaña se deberán utilizar los términos específicos del sector en cuanto a los productos, con la jerga específica de ese sector, mientras que debemos dedicar otra campaña a generar confianza sobre la empresa, su credibilidad, servicio y características que generen confianza para ser elegido.

A diferencia de los objetivos de una web dedicada a un cliente final en los sitios B2B, el foco debe estar en conseguir que los visitantes profundicen en las organizaciones, fomentar la confianza del contenido, mediante una construcción sólida de enlaces internos que guíen a través de la información sobre la empresa, experiencia, etc.

B2B: Mayor importancia del contenido

Las palabras utilizadas en los contenidos de las webs tienen una enorme influencia para obtener buenas posiciones en los resultados de las búsquedas.

Un producto típico en un sitio web (B2C) se evalúa por las especificaciones, descripción, colores disponibles, precios, y reseñas con opiniones del producto.

Sin embargo, en un entorno B2B, el hecho de ofrecer un producto o servicio a precios bajos no significa ser necesariamente la mejor opción. En B2B, la investigación forma parte del proceso de compra.

En un entorno B2B las palabras clave son más técnicas y específicas

El marketing de contenidos debe reflejar la confianza y la credibilidad tanto de la empresa como del producto, de toda la organización y de cada producto: cada página de la web debe ser convincente para poder formar parte de esa lista de proveedores «finalistas».

Como dijo Albert Einstein:

«Es una locura seguir haciendo siempre lo mismo y esperar resultados diferentes”,

por esta razón, son los objetivos los que deben marcar  la estrategia y no usar la misma estrategia de posicionamiento cuando los objetivos tienen motivaciones y necesidades distintas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí