Cuando no puedas con todo como autónomo ¡Haz equipo!
5 (100%) 2 votes

Eres autónomo, freelance o ambas (aunque no lo parezca, se puede ser una sin la otra porque un freelance puede no ser autónomo y facturar a través de una cooperativa y un autónomo puede ser o no freelance como tal).

Sea como sea, tu caso es que has empezado, ahora o hace algún tiempo, tu actividad profesional por tu cuenta. Comenzaste tú solo y poco a poco las cosas te han ido bien. Cada vez tienes mayor reconocimiento profesional, te llegan más clientes y todo marcha según lo previsto o incluso, mejor. Pero, como persona única, llega un momento en el que no puedes asumir más trabajo. Esto es así y es una realidad. Por mucho que como autónomo o freelance quieras estirar el reloj, sumar más horas al día o considerar que eres imparable y puedes trabajar día y noche, no es así. Llegará un momento en el que no puedas coger más clientes y/o proyectos porque no das ni físicamente porque no hay más minutos ni mentalmente porque estarás saturado y agotado.

Este momento llega, sobre todo si trabajas mucho y bien y los clientes se van sumando. Y esto puede pasar sin que además te salgan las cuentas porque cuando comenzaste no hiciste un buen plan de negocio y precios (es lo habitual) y trabajabas con precios muy bajos por miedo a no conseguir ningún cliente. Esta suele ser la escena de muchos de los autónomos y freelance de nuestro país. ¿Qué hacer en este momento? Apostar por crecer.

Es el momento de crecer como autónomo

Aunque no te lo parezca y consideres que es el peor momento para crecer, bien sea porque estés cansado, porque no te salen las cuentas o porque no entiendes qué podrás dar a otra persona que entre en tu equipo si tú eres el que sabes hacerlo todo… Es el mejor momento para crecer. Si, así es. Precisamente por todos estos motivos, es cuando mejor se sujeta esta decisión.

Artículos relacionados:  ¿Qué es el síndrome del impostor y cómo superarlo?

Como única persona que conforma tu empresa o proyecto, debes dar el salto. No puedes estar solo mucho más sobre todo, si quieres llegar a tener una empresa aunque sea pequeña que te de cierta libertad, esa por la que decidiste en su día, emprender. La libertad de horarios, de poder estar tranquilo, de permitirte incluso estar enfermo un día o que si necesitas parar por una situación personal, no pierdas los clientes. Por todo ello y por mucho más, necesitas equipo ya sea como contratados y trabajando directamente dentro de tu empresa o como colaboradores.

Como autónomo también puedes y debes crecer. Esa es la clave de todo. Seguro que cuando decidiste emprender no fue para estar esclavizado más horas que antes o para dejar de tener vida. Es el momento adecuado para que consideres cómo puedes dar un paso adelante. Seguro que te asaltarán los miedos, que pensarás que no puedes asumir ese gasto pero realmente sí que puedes porque es la clave para crecer.

Contratar o colaborar

¿Qué hacer mejor: contratar un empleado como tal o a un colaborador externo? Esto va a depender mucho de tu capacidad económica y de lo que necesites delegar.

  • Contratar un trabajador.

Es muy útil ya que ganas que tienes a  la persona cerca de ti, trabajando codo con codo contigo y tienes total “supervisión” de su trabajo. Sobre todo es importante para un autónomo porque estarás muy acostumbrado a hacer tú solo todo y delegar, suele costar. Tener a la persona al lado te dará más confianza con lo que poco a poco podrás ir pasándole más cosas sin que te genere inseguridad.

Artículos relacionados:  ¿Qué es el Crowdfunding y qué ventajas me aporta?

En los contras tienes que, además de suponer un gasto mayor porque tendrás que hacer un contrato de media o jornada completa con su Seguridad Social, etc (aunque siempre tienes la opción de autónomo dependiente pero el importe es similar porque es un sueldo), que también necesitarás un espacio de trabajo en el que estéis los dos. Si trabajas en casa, bueno, es tener a alguien “extraño” dentro de tu casa y si estás en un coworking por ejemplo, tendrás que también asumir el gasto de su sitio, además del ordenador y material que necesite.

  • Tener un colaborador.

Por el contrario, también tienes la opción de aumentar equipo a través de colaboradores freelance como tú. ¿Qué tiene de bueno? Que su permanencia contigo dependerá del volumen de trabajo que tengas y que, si en un momento te ves muy apurado, siempre puedes suspender por un tiempo la colaboración. Esto puede aportarte más tranquilidad al principio quizás y menos “vértigo” pero, también es verdad que como contra tienes que contemplar que esta persona puede verse o estar en la misma situación que tú de superación de trabajo y lo tuyo lo vaya dejando. Además, no estará físicamente contigo con lo que no tendrás control sobre él y puede ponerte más nervioso en un momento puntual que necesites solucionar un trabajo. Además, al ser proyectos y cobrar por horas y/o proyectos, estarás más sujeto a sus tarifas que a lo que tú puedas – quieras pagar.

Actualmente, como autónomo, tienes alguna que otra subvención para poder contratar a tu primer empleado o hacer equipo. También tienes la opción de contratar a otro autónomo que esté contigo como un trabajador normal con horario pero que sea autónomo y no con nómina típica de toda la vida. De estos detalles hablaremos en otro post pero mientras, puedes ir pensando para poder tomar la decisión, qué deseas delegar en esa persona. Lo más apropiado es siempre empezar por aquello que a ti más tensión te causa hacer, menos te gusta y más tiempo te roba. Por lo que por ejemplo si eres diseñador gráfico, experto en marketing o similar, necesitarás un asistente para temas contables, facturación, gestión de presupuestos… Todo esto que a ti te lleva mucho tiempo, te limita y te “enreda”.

Artículos relacionados:  Cómo crear una marca de ropa ¡EMPRENDE EN MODA!

Para esta situación lo mejor es contar con alguien (puede ser alguien media jornada) y que además tenga todo en una herramienta online como Billage CRM. Con ella, estará toda la información de la empresa en un solo lugar, incluida tu facturación online, al que tú también tendrás acceso en todo momento. Tu tranquilidad está asegurada, te quitarás volumen de trabajo y podrás enfocarte a lo que realmente sabes hacer y aporta valor.

1 Comentario

  1. La tendencia es cada vez más especialización y de ahí que sea imposible como autonomo abarcar todas las facetas del marketing online. Conviene hacerse con un equipo de colaboradores y compartir clientes.

Dejar respuesta