Parece que, por necesidad, por vocación o por estilo de vida, el número de emprendedores crece cada día.

Tal vez tengas una idea de negocio,  puede que tengas  varias ideas de negocio o incluso puede que estés ya decidido a emprender.  En cualquiera de estos casos, debes saber que emprender no es para todo el mundo.

Quizá te esté preguntando… ¿Por qué digo esto?

Vivimos en la «era de lo digital», en la cual Internet y las nuevas tecnologías, son cada vez más accesibles a un mayor número de personas. Gracias a todo esto, puedes crear una forma de autoempleo o un negocio propio con el que ganarte la vida con muy pocos recursos. Se podría decir que casi todo el mundo es capaz de crear un negocio a partir de su conocimiento y experiencia, disponiendo de una conexión a Internet, trabajando desde casa y sin apenas inversión. Estoy hablando por supuesto de negocios online y emprendedores digitales.

Pero… ¿Es esto realmente tan fácil?

Ciertamente, se puede crear un negocio online y ganar dinero con proyectos basados en ventas en Ebay, en Amazon, publicando libros, tiendas online, aplicaciones móviles o simplemente ofreciendo servicios de modo online. Las posibilidades son infinitas.

Las posibilidades existen, pero debes conocer dónde te metes y realmente qué debes hacer, cómo y cuándo para que tu negocio online funcione. Vender en Internet es posible, si sabes cómo.

Con el auge del emprendimiento o autoempleo, ha proliferado los productos, servicios, empresas y profesionales que te ayudan a emprender. Lo que sí debes saber que no existen fórmulas mágicas ni métodos secretos que te hagan conseguir un millón de euros en tiempo récord.

Mis inicios como emprendedora fueron en el comercio electrónico y hoy puedo decir que me lancé a la piscina, sin los conocimientos suficientes ni la información suficiente. Así que puedo decir que cometí muuuchos errores pero hoy me sirven para tomar mejores decisiones en mis proyectos y ayudar a otros a que no los cometan.

Cuando digo, «Emprender no es para todos»…quizá ahora lo matizaría, «Emprender no es para todos en cualquier momento». Es decir, puede que ahora mismo no sea tu momento, pero sí puedas prepararte para ello y mañana si lo sea.

Un negocio online propio requiere que aprendas estrategias y acciones online para que tu negocio funcione (SEO, Social Media, SEM, marketing de contenidos, blogging, página web, embudo de ventas, lead generation, colaboraciones online, email marketing…)

En proyectos pequeños o micro negocios, puede llegar a ser estresante y paralizante tratar de saber qué hacer y en qué fase cuando recibes el mensaje de que TODO es clave y todo debes realizarlo al mismo tiempo para que tu negocio funcione.

Aunque sea factible crear un negocio con pocos recursos, hay muchas cosas que debes tener en cuenta. El camino del emprendimiento está lleno de retos y de dificultades. Por eso, como emprendedor digital debes tener grandes dosis de paciencia y una actitud positiva siempre. Sobre todo en los inicios de un proyecto, la paciencia y la actitud son claves.

No quiere decir que no puedas permitirte momentos de bajón o desánimo. Crear un proyecto es un proceso emergente, en constante evolución y siempre se producen altibajos. En este proceso, la actitud correcta determinará tu capacidad para sacar adelante tu proyecto.

Con el tiempo he descubierto que existen actitudes clave para poder emprender. No están todas las que son pero si son todas las que están.

Flexibilidad

Un negocio no es algo estático  y el camino del emprendedor  tampoco. Menos aún en un entorno digital en el cual los cambios son rápidos, inesperados y constantes. No suele ser lo habitual llegar a tu objetivo siguiendo una línea recta sino que debes estar abierto a los posibles cambios o variaciones en el modelo de negocio y ser capaz de eliminar lo que ya no funciona sin apegos y sentimentalismos.

Aceptar las críticas

Como emprendedor también debes ser capaz de aceptar las críticas. No sirve de nada tener las ideas aparentemente claras de cómo tienen que ser las cosas en tu negocio. Es muy recomendable aceptar, los consejos y recomendaciones de otras personas  con más conocimiento y experiencia que tú.  Teniendo en cuenta la exposición pública de nuestro negocio y nosotros mismos en Internet, saber aceptar críticas tanto constructivas como destructivas (o trolls) es necesario.

Como suelen decir, no puedes cambiar el pasado, pero si puedes tomar mejores decisiones para mejorar tu futuro. Hace poco, realicé un ejercicio que te recomiendo.  Consiste en pensar en las decisiones o las acciones que llevaste a cabo en su momento pasado y tratar de dar consejos a tu «yo» del pasado. Este ejercicio ayudará mucho a tu «yo» presente. Personalmente obtuve valiosos consejos para emprender para mi yo del pasado que espero te sirvan también a ti.

Capacidad de esfuerzo

No hay que olvidar la famosa capacidad de esfuerzo, algo necesario cuando necesitamos aprender constantemente y los obstáculos que encontramos son cada día algo diferente. A veces podríamos pensar que estamos en una partida de videojuego en la que cada nivel que pasamos ofrece nuevos escenarios y retos.  No se trata de que vendas tu alma o tus mejores años por una promesa futura de tener el 0.01% de probabilidad de crear el próximo Google  o de esforzarte sin límites en una idea que está abocada al fracaso  sino de realizar esfuerzos con sentido común. Como emprendedor ya es un esfuerzo lanzarse a la piscina, así que mejor hacerlo habiendo validado de algún modo tu idea  y verificando que tus esfuerzos van acompañados de algunos progresos.

Aceptar  las limitaciones

Hay que ser conscientes que no todo el mundo puede crear una startup o el próximo Facebook. La mayoría de negocios que se crean son productos de buenas ideas que se materializan en micronegocios o negocios personales.

Aceptar y entender que empezar sencillo no es malo, sino todo lo contrario, es la mejor manera de obtener resultados en menor tiempo e ir ampliando productos y/o servicios a medida que avanzas. Para hacer crecer tu negocio, siempre hay tiempo.

Estar abierto a otras posibilidades

Normalmente se considera que solo las super startups o grandes ideas pueden generar grandes ingresos. Sin embargo, un negocio pequeño puede  llegar a tener volúmenes de facturación importantes, pero no desde el minuto cero. Empezar pequeño no impide la capacidad de crecer. Diversificar tu fuente de ingresos siempre estará en tu mano y será la llave que te de la tranquilidad y seguridad económica que seguramente buscas al emprender. No diversificar tu fuente de ingresos es arriesgado para tu negocio.

Compromiso con tu negocio

He conocido muchas personas con un negocio propio que “ no tienen tiempo para dedicar a la mejora de su negocio”.  Resulta difícil a veces saber si quieren crear un negocio o quieren aparentar tener un negocio. Todos cometemos en algún momento este error. Es básico reservar, tiempo y recursos para invertir en tu negocio para no estancarse y permitirle crecer. No invertir en la mejora de tu negocio o a la adaptación a los cambios tan rápidos que se van sucediendo y a los nuevos entornos digitales puede tener un coste muy elevado en el largo plazo.

Como decía al principio, emprender no es para todos. Requiere de actitud y aptitudes. Para tener un negocio propio y conseguir vivir de él debes conocer algunos conceptos esenciales básicos, formarte, adquirir experiencia, rodearte del entorno adecuado pero sobre todo adoptar las actitudes necesarias para salir adelante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí