Llevas tiempo oyéndolo y preguntándote por ello. No hace falta saber qué es el email marketing para saber que se ha convertido en otra pieza más dentro de las estrategias de comunicación y marketing de las empresas. A pesar de ser algo aparentemente limitado a un canal, el del correo electrónico, ha resultado ser uno de los mejores aliados que puede tener un negocio.

Todo el mundo usa su correo electrónico, y eso ha hecho que la bombilla se ilumine en más de un lugar para tratar de sacar partido a este otro canal con el que poder acercarse al consumidor. Tanto es así que, actualmente, rara es la empresa de medio o gran calibre que no tiene en cuenta la comunicación por mail dentro de su embudo de ventas, dentro de su día a día con el cliente.

Pero, en serio, ¿por qué mi empresa necesita el mail marketing?

Su popularidad no es algo baladí. El marketing por correo electrónico, más conocido como email marketing, se ha convertido en una herramienta imprescindible para todo negocio, sea de mayor o menor escala. Su utilidad y, sobre todo, su rendimiento a la hora de ofrecer beneficios al negocio, es lo que más ha impulsado su implantación en las estrategias de comunicación de las compañías de todo el mundo.

Una buena carta de presentación para una herramienta que incluso las pequeñas empresas pueden usar para poner en marcha mejores estrategias de marketing. Probablemente te sigas preguntando por qué tu negocio, exactamente el tuyo, necesita sacar partido de todo lo que ofrece esta técnica. Y no te preocupes, porque te lo vamos a dejar muy claro.

Es una solución económica y muy accesible

Realmente, lo único que hace falta en el email marketing es tener una buena base de datos, unos objetivos claros y un equipo informático que se puede limitar a un ordenador. Partiendo de esa base y de una inversión que puede ser de unos 0,02 céntimos por correo electrónico enviado, es fácil llegar a la conclusión de que es una herramienta bastante barata. De hecho, a mayor número de destinatarios, más bajo es el coste por email.

Las soluciones gratuitas que hay disponibles permiten a las pequeñas empresas empezar a llevar a cabo una campaña de mail marketing más que eficaz y rentable. Además, las herramientas que se utilizan suelen ser bastante accesibles y fáciles de manejar. Para dar unos primeros pasos, es posible hacer los envíos manualmente y ya, a medida que aumente la base de datos, escalar con un software dedicado.

Sea como fuere, el coste es muy bajo y los requisitos para usar este tipo de mecanismos son salvables por cualquier persona.

El ROI es muy alto

No hay que ser un maestro de las matemáticas para saber que, si se hace una inversión tan baja, si las llamadas a la acción funcionan y consiguen conversiones, la rentabilidad es altísima. Algunos estudios señalan incluso que, a través del correo electrónico, se consigue un retorno del 122%. La cifra es altísima e, inevitablemente, nos lleva a pensar en ese coste de menos de un céntimo por correo enviado.

Dado que hablamos de un sistema totalmente digitalizado y muy vinculado a las bases de datos, hablamos también de algo totalmente medible. Obviamente, es fundamental cuidar la base de datos y trazar estrategias en base a esta. No sirve mandar mails a diestro y siniestro porque, entonces, el retorno se pierde por completo y puede causar un efecto contrario al deseado.

Te permite segmentar para atraer más a tus consumidores

Hay un concepto muy importante dentro de lo que se conoce como marketing personalizado, rama a la que pertenece el email marketing, y es la segmentación. Para poder ofrecer a tus consumidores algo que realmente les sirva o les sea de especial interés, es necesario recopilar datos que estos ofrezcan voluntariamente. Esta información, al mismo tiempo, se realimenta de la interacción que estos lleven a cabo con los correos que envíes a través de tus campañas.

Gracias a esta retroalimentación entre ambos extremos, puedes conocer mucho mejor a tu público, distinguir las necesidades de tus distintos buyers persona y conseguir segmentar tus contenidos en base a cada uno. Así, estos recibirán única y exclusivamente aquello que de verdad les interese o que consideren de utilidad.

Ni que decir tiene que, de esta forma, el retorno va creciendo mucho más, el ROI se eleva y las difusiones de tus correos también aumentan. Se genera un efecto bola de nieve que, entre otras cosas, consigue fidelizar a tus clientes. No hay que olvidar que se debe mostrar también cercanía en la comunicación, aunque eso seguramente ya lo sepas, por algo el inbound marketing ha marcado el camino.

Es un sistema totalmente automatizable

Puede que, a la hora de empezar, sea necesario realizar una mayor cantidad de trabajo manual para poder enviar emails efectivos y adecuados para tus consumidores. Pero, poco a poco, todo el sistema se puede automatizar para que tu necesidad de implicación sea mínima. Las campañas se pueden enviar automáticamente, programando los días y horas y los tipos de correos que irán destinados a los distintos tipos de usuarios.

Lo mejor de poder automatizar los correos a enviar es que se pueden programar para el envío con determinadas interacciones del usuario. Si este compra algo en tu web, consulta determinados productos o servicios, o incluso si responde de una forma u otra a tus correos, se abre la posibilidad de reciban respuestas automáticas y personalizadas sin que tengas que hacer nada. Todo previamente programado y preparado.

Mucho más fácil para tu equipo y tu empresa en general, que prácticamente pueden «olvidarse» de esta parte mientras trabaja por su cuenta. Obviamente, requiere cierto mantenimiento y repasos para poder refinar su funcionamiento y aumentar su eficacia, así como la consiguiente medición de resultados. Pero gran parte del trabajo queda descartado gracias a la automatización.

Un sistema que demuestra sus bondades más que de sobra y que, a través de ellas, deja bien claro por qué tu negocio también debe recurrir a él. ¿Acaso se necesita más?