La digitalización y las nuevas tecnologías nos dan la posibilidad de utilizar nuevas herramientas de marketing con las que transmitir mensajes de manera cercana, situando al emisor y al receptor prácticamente al mismo nivel y permitiendo una comunicación más directa y efectiva.

La tendencia a la digitalización, que se venía desarrollando en los últimos tiempos, se ha disparado desde el año pasado debido al aumento de las acciones virtuales, el trabajo en remoto o a fenómenos como las video llamadas grupales.

El sector del fútbol es un buen ejemplo de cómo se han aprovechado estos nuevos canales digitales para que surjan nuevas formas de negocio, como los diversos sitios de apuestas o como las populares ligas virtuales de Fútbol Fantasy, por ejemplo, y también para establecer nuevas formas de comunicación. Igual que sucede en otros sectores, esta industria se ha expandido -y mucho- gracias al mundo virtual y, en consecuencia, han cobrado todavía más peso las estrategias de marketing digital.

En cierto modo, los futbolistas de élite son un producto en sí mismos, y muchos de ellos han sabido aprovechar herramientas como las redes sociales para “venderlo”. Valga de ejemplo “CR7”, Cristiano Ronaldo, que, con sus más de 276 millones de seguidores, es el rey de las redes sociales.

Últimamente, algunos de esos futbolistas de élite, como los jugadores del FC Barcelona Gerard Piqué y Sergio “Kun” Agüero, están explorando otra forma de comunicación digital para establecer una relación con sus seguidores que hace unos años hubiera sido impensable: el Live Streaming, las retransmisiones en vivo.

Entre los deportistas es especialmente popular la plataforma Twitch, especializada en videojuegos, pero existen otras plataformas a través de las cuales se pueden hacer retransmisiones en directo como Periscope, Instagram, YouTube Live, Facebook Live o Snapchat, entre otras.

Ventajas del Live Streaming

Del mismo modo que los futbolistas establecen relaciones de proximidad y confianza con sus seguidores, también las empresas pueden aprovechar las retransmisiones en vivo para ofrecer contenidos de valor y construir vínculos efectivos con sus potenciales clientes, gracias a una interacción personalizada y más humana.

El streaming permite llegar a una gran audiencia, lo que aumenta la posibilidad de conversión. Pero, sobre todo, la gran ventaja de este tipo de contenidos es que potencia el ‘engagement’ de los consumidores hacia la marca. Los vídeos en vivo generan confianza entre los usuarios; como decíamos, el emisor -en este caso la marca- se muestra al mismo nivel que el receptor -el cliente potencial- y como alguien accesible. Algunos estudios indican que hasta a un 90% de los clientes potenciales les genera más confianza la información que reciben a través de este tipo de vídeos que de la que les llega en otras formas.

Las sesiones de Live Streaming acercan la marca a los consumidores, dan una imagen de transparencia y honestidad, y denotan un buen trato al cliente. Además, estos contenidos también tienen más valor en cuanto a posicionamiento SEO; plataformas como Instagram o Facebook priorizan estos vídeos, de modo que se consiguen más visitas y de más calidad.

Cómo utilizar el Live Streaming en tu estrategia de marketing

Entre los diferentes tipos de contenidos que las empresas ofrecen por Live Streaming, uno de los principales es el de la promoción de productos. El llamado ‘Live Streaming e-Commerce’, el comercio electrónico a través de las retransmisiones en vivo, es especialmente popular en China, pero también se está consolidando en otras regiones del mundo.

Pese a que el objetivo es la venta, estos contenidos en vivo son más informativos. Se trata de mostrar el producto, explicar cómo es y demostrar cuáles son sus ventajas en lugar de realizar promesas. El Live Streaming es una buena herramienta para presentar nuevos productos o el lanzamiento de determinada acción, y también para organizar sesiones de Q&A (preguntas y respuestas) en las que podemos contestar directamente y en tiempo real a los clientes.

Una tendencia del Live Streaming es el ‘Infotainment’, un juego de palabras en inglés con information (información) y entertainment (entretenimiento), y esa mezcla es precisamente lo que ofrecen este tipo de vídeos. Se ofrecen datos y se muestra el producto, pero se hace de un modo diferente, divertido. No solo se puede poner a alguien a hablar sobre la marca o el producto, sino que en los últimos tiempos hemos visto diferentes acciones como, por ejemplo, conciertos, réplicas de desafíos virales o campañas en las que los protagonistas eran los propios usuarios.

Lo más importante en el uso del Live Streaming dentro de una estrategia de marketing es la creatividad y la capacidad de conectar con el público, aprovechar esta herramienta para acercarse a nuestro público objetivo y, al mismo tiempo, diferenciarnos de los demás.