Los esfuerzos de los minoristas online por incrementar sus ventas ahora tienen en la inteligencia artificial un nuevo aliado. Para el comercio electrónico en la actualidad se pueden encontrar una gran cantidad de soluciones basadas en la inteligencia artificial y enfocadas a la optimización del proceso de compra. Incluso el uso de la inteligencia artificial en el Ecommerce permitiría anticiparse a las preferencias de cada consumidor.

Inteligencia artificial para impulsar el Ecommerce

Cabe mencionar que si bien es cierto que muchas de las soluciones de inteligencia para el Ecommerce, ya son utilizadas en otros ámbitos, en el comercio electrónico se aprecian los beneficios al instante. Por ejemplo, Google cuenta desde hace varios años, con un servicio vinculado a “Images” o Imágenes, donde el usuario puede subir una imagen o foto para que el buscador le muestre resultados de páginas donde se encuentra dicha imagen o imágenes que son similares.

Aplicada esta tecnología al Ecommerce, podríamos imaginar que un comprador desea comprar un producto del que únicamente tiene una imagen y ninguna otra referencia respecto a en que sitios se puede comprar. La optimizar los algoritmos de búsqueda de imágenes, se pueden encontrar todos aquellos sitios de comercio electrónico donde precisamente se venden esos productos, incluso si esa fotografía acaba de ser tomada con la cámara del teléfono móvil.

Otro de los beneficios de la inteligencia artificial para el Ecommerce tiene que ver con el retargeting, es decir, la técnica de marketing digital en la que se busca impactar a todas aquellas personas que han tenido interacción con un producto o una marca. Si alguien navega por Internet y accede a una página donde se encuentra un determinado producto del que examina sus características, precio, comentarios, disponibilidad, etc., y finalmente abandona el sitio, con el retargeting se podrían mostrar anuncios relacionados con ese producto a esa persona en particular durante un cierto tiempo. Todo ello con la intención de que al final termine por comprar ese producto que estuvo viendo previamente y que inicialmente no le interesaba tanto.

Artículos relacionados:  Inteligencia Artificial y recomendaciones, sinergia con éxito asegurado

Por otra parte, también se puede aprovechar el deep learning, que es una tecnología que tendría como objetivo emular las funciones cerebrales para la resolución de problemas, para adivinar o detectar el estado anímico de una persona que visita una página. Se puede incluso determinar que intenciones tiene o que actitud lo acompaña. A partir de ahí ofrecerle recomendaciones precisas y segmentadas de productos que podrían interesarle.