Cada vez nos movemos más a través de la red, no sólo como usuarios de servicios en busca de las mejores oportunidades, sino también como empresarios, porque de todos es sabido que internet proporciona una infinita capacidad de interconexión entre las personas. Esta es una realidad que es preciso tener en cuenta a la hora de establecer cualquier estrategia publicitaria o de promoción de marca. Por eso debemos de ser realistas y tener siempre presente que el desarrollo de una buena reputación online es más importante que cualquier otro tipo de campaña publicitaria.

¿Qué es la reputación online?

La reputación online se define como “el reflejo del prestigio o estima de una persona o marca en Internet.” Se diferencia de la marca en que “no está bajo el control absoluto del sujeto o la organización, sino que se va fabricando a medida que los usuarios interactúan y aportan sus opiniones.” Se puede trabajar para conseguir una buena reputación digital, si bien el boca a boca continúa funcionando, solo que hoy en día se ha multiplicado por los millones de usuarios que utilizan internet a diario en busca de información.

¿Por qué es tan importante?

Es de sobra conocido que la persona que pretende contratar un servicio o comprar un producto suele realizar previamente una búsqueda en internet para cotejar los comentarios y opiniones dejados por los usuarios. Por ese motivo es tan importante nuestra reputación digital, ya que cuantos más comentarios positivos tengamos, mayor será la confianza de los usuarios en nuestra empresa. Es muy importante que estos comentarios positivos sean lo primero que vea un usuario tras teclear nuestro nombre; la primera impresión suele ser decisiva.

Artículos relacionados:  Entrevista a Carlos Moyano, responsable de Reputación Corporativa de Nestlé

Cómo construir una buena reputación online

La experiencia es sin duda la mejor estrategia a la hora de explotar al máximo un negocio, sin embargo a continuación detallamos unos cuantos consejos básicos para construir una buena reputación online:

  • Una buena gestión de las plataformas y redes sociales es imprescindible para lograr y conservar una buena reputación online. Es necesario figurar en todas, o en la mayor parte de ellas, para que los potenciales clientes nos encuentren fácilmente siempre que lo necesiten.
  • Herramientas de opiniones y comentarios. Existen diversos mecanismos para gestionar las opiniones de los usuarios, desde las puntuaciones con estrellas típicas de plataformas de compraventa hasta los foros tipo Securitas Direct opiniones, donde los clientes pueden compartir las experiencias del servicio, animando y despejando las posibles dudas de los que se asoman en busca de consejo.
  • Respuesta rápida. Si los posibles clientes obtienen solución a sus dudas en un plazo muy breve de tiempo, sentirán que son tratados de forma prioritaria, lo cual generará una sensación de confianza.
  • Mantener informados a los clientes y usuarios del seguimiento que se está realizando de sus consultas, les hace ver que son importantes para la empresa. Esto ayuda a fidelizar a dichos clientes y genera confianza.
  • Una fuerte red de contactos. Si el boca a boca es, en la etapa actual, una potente herramienta de marketing, el estar rodeado por los mejores profesionales del sector y hacerse valer entre ellos puede marcar, igualmente, la diferencia. A pesar de vivir en un mundo virtual, resulta imprescindible cultivar las relaciones personales.

Gestionar una buena reputación online se ha convertido en una auténtica prioridad de las empresas, lo que ha motivado un notable incremento en la demanda de especialistas en este sector. Contribuye a generar confianza en el consumidor y es algo más que una cuestión de posicionamiento: está en juego la propia supervivencia.

Artículos relacionados:  Entrevista a Carlos Moyano, responsable de Reputación Corporativa de Nestlé