Hace poco os hablé de los pasos que deberíais seguir para construir un buen proyecto de Social Media. Pasos que parecen básicos a priori pero que son tremendamente importantes para conseguir el éxito.

Sin embargo, de poco vale que vuestra estrategia gire en torno a ellos si en el día a día del trabajo en Redes Sociales se comenten algunos fallos imperdonables y que pueden acarrear consecuencias negativas para la marca. Tener presencia en estos canales necesita una planificación previa, sí, pero también necesita una dedicación constante, una revisión que nos asegure que no se está cometiendo ningún fallo que el usuario pueda identificar.

La labor del Community Manager se convierte en fundamental en este punto. Es quien habla en el nombre de la marca, quien tiene la relación directa con el usuario y, por lo tanto, el que tiene mayor responsabilidad. No debe mentir, ni insultar, ni criticar,… pero hay otras conductas muy importantes que debería tener tambien muy en cuenta:

Estar continuamente pendiente del número de seguidores. ¿Qué es más importante: la cantidad o la calidad? Ambos factores son buenos indicadores de tu labor en Social Media, pero no olvides que muchos seguidores con poca interacción de poco valdrá en la estrategia de marketing digital. Si le ofreces contenido de calidad a los usuarios, serán ellos mismos quienes decidan quedarse.

Ser desconsiderado con tus seguidores. Si es importante la calidad y cantidad de los fans, ¿por qué no tenerlos en cuenta? Agradece siempre que empiecen a seguirte, compartan alguna publicación de tu marca o hagan recomendaciones sobre la misma. Esto hará que el usuario se sienta valorado y por ahí es por donde se empieza a construir el sentimiento de pertenencia a una marca.

Apostar por los mensajes automáticos. No, no son una buena opción. Las Redes Sociales tratan de la relación entre iguales, de conversaciones ‘one to one’. Las marcas tienen una estupenda posibilidad de hablar directamente con usuarios, con posibles clientes. No dejes que la desaproveche generando mensajes automáticos; que sea la propia marca la que hable.

Mal uso de los hashtags. Olvídate de sumarte al carro de todas las tendencias. Si el trending topic del momento no tiene relación con la actividad de tu marca, ¿por qué usarlo? Crea el tuyo propio y dale visibilidad siempre que sea posible.

Saturación en el muro. Tus fans no quieren verte cada vez que entran en sus perfiles sociales, así que intenta hacer una o dos publicaciones diarias y no cargues tu muro con publicaciones irrelevantes o con mensajes cuyo único objetivo sea vender.

Mala ortografía y redacción. Los mensajes que lancen las marcas deben estar correctamente escritos y ser coherentes gramaticalmente. Si tienes dudas en la redacción, utiliza siempre el diccionario, puede sacarte de muchos aprietos. Y revisa siempre los textos antes de publicarlos. Siempre. Puedes evitarte algún que otro disgusto.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí