Los últimos meses de 2017 han cerrado el curso con lanzamientos muy esperados por los amantes de la tecnología móvil. Pensemos en el popular iPhone X, un terminal que celebra el décimo aniversario de los de Cupertino con un salto cualitativo evidente. Recordemos también la última creación de Samsung: el Galaxy Note 8, igualmente inscrito en una línea de dispositivos de alta gama, cámaras de última generación y pantallas más grandes que nunca. No obstante, a finales de año, los teléfonos móviles de LG plantaban cara a estas dos compañías de referencia. Concretamente, el LG V30, que ya había acaparado todas las miradas en la feria IFA de Berlín el pasado septiembre, se ha alzado como la gran alternativa. Más económico que sus competidores (899 euros), sus características técnicas no tienen nada que envidiar a las de aquellos.

Que muchos se hayan referido al V30 como ‘probablemente, el mejor móvil del año’ se debe en buena medida a la apuesta de la firma coreana: combinar lo mejor de los anteriores G6 y V20 en un dispositivo de alto rendimiento y con una apariencia insuperable. Y es que nos encontramos ante un terminal de apenas 158 gramos y 7,33 milímetros de grosor.

No obstante, son sus cámaras y su pantalla los recursos que destacan especialmente en el V30. Las primeras integran un juego de lentes principales capaces de generar imágenes detalladas, nítidas y con un contraste excelente: una es un gran angular de 16 megapíxeles; mientras que la otra proporciona equilibrio a las capturas y una resolución de 13 megapíxeles. Asimismo, este sistema de doble cámara es compatible con filtros seleccionados a priori (un modo cine, entre otros) y genera formato Raw, el cual conserva toda la información original de la grabación. Además, LG ha apostado por incorporar un recurso denominado ‘Point-zoom’, que permite al usuario enfocar una determinada región del encuadre.

Artículos relacionados:  HBO llega a España

Por otro lado, en lo que a la pantalla se refiere, las seis pulgadas del V30, junto a la tecnología OLED ‘Full Vision’, procuran una experiencia única: negros de alta calidad, colores naturales y un buen contraste. Por si fuera poco, su particular ratio (18:9) permite un ajuste de compatibilidad para aquellas aplicaciones adaptadas a 16:9.

Con todo, el reciente modelo de LG se antoja como la opción más atractiva para la grabación y reproducción de imagen y video. Una condición que se completa felizmente con un sistema de sonido nada desdeñable (el Quad DAC, 32 bit Hi-Fi), acompañado de auriculares B&O gratuitos.

Con respecto su capacidad de procesamiento, el V30 carga un Snapdragon 835, e incluye 4 gigas de RAM, así como 64 gigas de almacenamiento. Ahora bien, ¿en qué se traduce esto para el usuario? Sin duda, en un uso fluido del dispositivo y en la posibilidad de manejar varias apps al mismo tiempo. También en un menor calentamiento del aparato.

Para ir concluyendo, señalaremos que la autonomía de la batería se sitúa en la media de los de alta gama; no es extraíble, pero se carga de forma inalámbrica. Por último, la durabilidad del terminal tampoco debería suponer un problema: lo avala un certificado militar IP68 de resistencia al agua.