El auge de Bitcoin en 2017 trajo muchas criptomonedas al centro de atención. Una de ellas fue Ripple, la cual es, en realidad, una solución de pago que utiliza su propia moneda digital, llamada XRP.

Ahora bien, si estás interesado en negociar con Ripple, el primer paso que debes tomar es decidir cómo te gustaría aprovechar las fluctuaciones en el valor de la moneda. En este caso, tienes dos opciones:

  • Comprar Ripple con el fin de venderlo en el futuro para obtener ganancias.
  • Entrar en el comercio apalancado y especular con los movimientos de los precios. 

En este sentido, cada vez que inicies una operación apalancada, no será necesario que dejes el valor total de la posición por adelantado, por lo que puedes obtener una exposición mucho mayor sin comprometer capital adicional. 

Sin embargo, la ganancia o pérdida se basará en el tamaño total de la posición. Por lo tanto, si bien las ganancias se pueden magnificar, también puede ocurrir lo mismo con las pérdidas.

Créate una cuenta

Antes de empezar tu primera negociación con Ripple XRP es necesario que tengas una cuenta con un proveedor apalancado. Puedes configurar una cuenta en minutos, y no hay obligación de depositar fondos hasta que decidas realizar tu primera operación.

Además, debido a que se especula con las fluctuaciones de los precios de Ripple en lugar de hacer compras específicas, no necesitas una cuenta de intercambio, ni ningún software especializado.

Desarrolla una estrategia

Desarrollar una estrategia de negocios puede ser beneficioso a medida que te familiarizas con los mercados, ya que te permiten maximizar las ganancias y minimizar las pérdidas. Cada plan de negocio es único, pero es posible que debas considerar:

  • La meta que deseas alcanzar, incluyendo objetivos diarios, semanales o mensuales.
  • Si vas a negociar exclusivamente Ripple, o si vas a incluir mercados adicionales como bitcoin, monedas fiduciarias o índices bursátiles.
  • Cuánto estás dispuesto a arriesgar en cada operación. Esto puede ayudarte a elegir dónde colocar los stop-loss.
  • La relación riesgo-recompensa, o el beneficio potencial que considerarías necesario para justificar un riesgo específico.

En este punto, es posible que también desees considerar emplear una estrategia comercial. El comercio diario, por ejemplo, implica aprovechar los movimientos de precios a corto plazo y cerrar cada posición al final del día comercial. Mientras tanto, los operadores de Swing intentarán abrir una operación a medida que se forma una tendencia y cerrarla una vez que el movimiento haya seguido su curso.

Investiga, infórmate

En este punto ya deberías haber aprendido cómo funciona Ripple así como los factores responsables de impulsar los movimientos en los precios; pero antes de abrir tu primera operación debes asegurarte de estar al tanto de los últimos desarrollos en torno a XRP.

Además, es posible que también desees ayudarte de análisis técnicos para decidir cuándo debes abrir una operación. Por ello, es recomendable que constantemente revises los datos y gráficos de XRP para poder así identificar las tendencias y tener una idea de hacia dónde estas se dirigen.

Haz tu primera transacción

Ahora es el momento de abrir tu primera posición. Puedes hacerlo utilizando la plataforma web de Trading, o una de las aplicaciones móviles.

Ingresa el tamaño de tu posición en el ticket de oferta. Esto determinará tu ganancia o pérdida total. También puedes agregar un stop, que cerrará la posición si el mercado toma cierta tendencia.

Si esperas que Ripple aumente de valor, presiona «comprar» para abrir la operación. Si crees que será lo contrario, presiona «vender».

Para cerrar la posición, simplemente invierte la transacción original. Entonces, si abriste comprando, debes vender para cerrar. En caso contrario, debes comprar.