El mundo de Internet, las nuevas tecnologías y las redes sociales han cambiado el marketing tradicional que era unidireccional por un marketing basado en la comunicación y en la interacción con el cliente. En este escenario es necesario, conocer el cliente a la perfección.

Si el Objetivo del Marketing 2.0 es conocer a los clientes y aportarles una solución, esto se hace imposible si no sabemos a quién o quiénes nos dirigimos.

A menudo, cuando a un cliente le pregunto ¿Quién es tu cliente ideal? ¿Quién es tu publico objetivo? A lo sumo, contesta » mujeres de 18 a 50 años». Con esto no es suficiente.

El pilar fundamental de una buena estrategia de marketing 2.0 es definir a la perfección quién es el cliente. Y cuando digo a la perfección es porque si no tienes claro a quién te diriges, no es posible definir ni implementar ninguna estrategia de marketing.

Hoy día, el profesional del marketing es un profesional muy preparado, tiene a su disposición multitud herramientas y recursos tecnológicos para hacer su trabajo. Además de la necesidad de adquirir conocimientos continuamente y » estar a la última» en cuanto a recursos y estrategias nuevas, el profesional del marketing o la persona que se encarga de la estrategia de marketing de su negocio, no debe nunca olvidar nunca en cada una de sus acciones a quién se dirige.

Hay que definir el perfil o perfiles de clientes que potencialmente comprarán los productos o servicios de la marca o profesional. En la mayoría de casos, no será un único perfil, sino que tendremos que segmentar nuestro público objetivo en varios perfiles bien diferenciado, para poder adecuar cada estrategia y las acciones de marketing a cada uno de ellos.

Muchas veces,  se lanzan acciones de marketing sin haber elaborado el perfil de cliente ideal. Esto supone una pérdida de tiempo y recursos importante, ya que las posibilidades de conseguir los objetivos de negocio disminuyen muy considerablemente.

Sin saber quién es la audiencia  a la que nos dirigimos, no podemos saber qué necesita, qué le interesa ni dónde encontrarla y, en consecuencia, es imposible crear estrategias que den resultados.

Cualquier acción online, de marketing de contenidos, de social media, de email marketing… está avocada al fracaso si no se tiene en cuenta a quién va dirigido.

El primer paso para definir al cliente ideal es hacer grupos con cada uno de los perfiles con un nombre diferente. En cada perfil debes incluir sus intereses, sus necesidades, qué le preocupa, qué le gusta, cómo actúa en Internet, qué busca, cómo lo busca, cómo se relaciona en el mundo online, con quién se relaciona, qué marcas o perfiles sigue…

Sólo teniendo esta información podremos crear contenidos que atraigan a nuestro cliente, contenido con los que generemos confianza, contenidos que les haga seguirnos e interaccionar en las redes sociales con la marca, enviarles emails que les interesen…

Una vez hemos definido los perfiles de nuestro cliente ideal, debemos asignarles qué productos o servicios de la marca le van a interesar. Estos serán aquellos que les resuelvan algún tipo de problema.

Conociendo los productos o servicios que encajan con cada perfil, se pueden definir campañas y estrategias para captar a ese perfil de cliente potencial y posteriormente convertirlo en cliente.

Todo debe ser coherente, por supuesto, si atraes con diferentes estrategias de marketing a personas  de un perfil determinado y consigues muchas visitas o seguidores, pero luego no tienes productos o servicios que resuelvan algunas de sus necesidades, estarás atrayendo a las personas equivocadas.

Con la información de los perfiles de clientes ideal debemos definir dónde encontrarán los clientes a la marca y dónde les encontrará la marca a ellos.

Por eso es tan importante conocer sus costumbres, sus gustos, sus aspiraciones para saber dónde encontrarlo. Debemos conocer qué webs y blogs lee. Así podremos definir estrategias de contenidos y social media que generen resultados.

Todos estos datos son también muy importantes a la hora de buscar colaboraciones con otras marcas y empresas que tengan el mismo público objetivo.

Algo a tener muy en cuenta, es que debemos analizar y revisar periódicamente el comportamiento e intereses de nuestro público objetivo con el fin de optimizar todas nuestras acciones y estrategias de marketing 2.0. Podemos observar su comportamiento ante nuestras acciones y además, tratar de conseguir su feedback a través de preguntas directas en redes sociales, emails, encuestas… Todo siempre con el mismo objetivo, conocer al cliente ideal a la perfección con el fin de optimizar las acciones y estrategias de marketing.

2 Comentarios

  1. muy bien perfecto e defino a mis clientes, mi audiencia con las herramientas disponibles que nos ofrece el Internet. no e de ser el único que me de topar con la novedad de como comunicarnos persuasiva mentes mediante artículos – cuando uno es un novato emprendedor –

    • Gracias por comentar, Adrian! Cuando se es principiante, hay mucho por aprender para sacarle partido al mundo online. La clave, es ir poco a poco, aprendiendo, probando… La comunicación persuasiva que comentas, sí, es importante. Mi recomendación sería que cuando hayas definido a la perfección la audiencia a la que te diriges y tengas claro, sus intereses, sus necesidades, qué busca, qué le preocupa, cómo piensa…podrás escribir artículos directamente dirigidos a ellos, con los que se sientan identificados.Un saludo! Ana

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre aquí