Valora este artículo

Tanto las organizaciones internacionales como los propios gobiernos, ya están comenzando a reconocer la importancia del acceso a Internet como una forma de libertad de expresión e intercambio de información. Si buen es algo plausible, no es suficiente para que la navegación online sea segura para todos los usuarios. Lo que sigue es sencillamente hacer que la ciberseguridad sea reconocida como un derecho humano.

Derecho a la privacidad y la libre comunicación mediante el uso de la ciberseguridad

ciberseguridad

Varios funcionarios de Naciones Unidas han expresado su descontento con los gobiernos que limitan el acceso a Internet, negando con ello el derecho a sus ciudadanos se expresarse libremente. Pero como se mencionaba al inicio, tener acceso no basta, ya que las personas con frecuencia se muestran temerosas a que en cualquier momento sus datos e información personal pueden ser robadas sin que puedan hacer nada para evitarlo.

A finales de 2016, Electronic Frontier Foundation, que es una comunidad online pro defensa de los derechos, solicitaba a las compañías tecnológicas una unión a favor de los derechos de los usuarios. Esta fundación argumenta que se deben asegurar los sistemas informáticos para evitar la intrusión de hackers e incluso la vigilancia gubernamental.

Ya en el 2015, el experto en derecho internacional David Kaye, hablaba de la necesidad de que el cifrado de las comunicaciones privadas se convirtiera en un estándar. Todos estos acontecimientos, junto con otras señales empresariales, indican que podríamos estar ante una nueva era en la ciberseguirdad donde como derecho humano, tanto los gobiernos, como las empresas y por supuesto los individuos, deben proteger.

Para Vinton Cerf, quien es considerado como un “padre de Internet”, la tecnología en si no es un derecho, sino más bien un medio a través del cual los derechos pueden ejercerse. A pesar de ello, muchos países ya han declarado como derecho de sus ciudadanos el acceso a Internet, incluyendo a Francia, España, Estonia, Grecia, Finlandia y Costa Rica. Todas estas naciones han codificado este derecho de diferentes formas, no solo en sus constituciones, sino también en sus leyes y en sus decisiones judiciales.

Hay también quienes dicen que los gobiernos deberían considerar a Internet como una más de las infraestructuras básicas en un país, tal como las carreteras o el agua. En todo caso este es un buen momento para que los gobiernos, empresas e individuos incorporen la ciberseguridad como un aspecto ético fundamental en el almacenamiento de datos, las telecomunicaciones, la gestión del riesgo empresarial y la responsabilidad social corporativa.

No hay comentarios

Dejar respuesta